Público
Público

La "Esfera interior" de María Carretero se plasma en un conjunto escultórico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El conjunto escultórico "La Esfera interior. Poesía y música", de María Carretero, compuesto por "Pérgolas musicales", "El bosque de piedra" y "Templete de la poesía" que invita al público a meditar y reflexionar sobre la amistad ya ha sido instalado en la localidad madrileña de Navalcarnero.

Su objetivo principal es promover la conservación del entorno, como se ha explicado hoy durante su presentación en la Casa de Galicia de Madrid, que rindió homenaje a María Carretero con música interpretada por gaitas.

"Esfera interior. Poesía y música" que tardó tres años en completarse, surgió del "mundo interior" de la artista, inspirada por temas como la música, "el verde y el agua" para dar vida al Parque del Barrio del Señorío, una zona "degradada" que actuó a manera de "lienzo abierto", ha asegurado la autora durante el acto.

La obra escultórica está compuesta por tres espacios diferentes, "Pérgolas musicales", una composición que señala a la música como la disciplina artística más inmediata a las personas, "El bosque de piedra" y "Templete de la poesía", un homenaje a Rubén Darío.

El proyecto que según el historiador de arte Matías Díaz Padrón "contribuye a conservar el sentimiento mágico del mundo de la antigüedad", está elaborado a partir de materiales como el acero, piedras importadas de Finlandia y Sudáfrica y el granito gallego, "único en el mundo", ha añadido el director de la Casa de Galicia, José Ramón Ónega.

Y es que el conjunto escultórico se trata de "un proyecto multicultural" que actúa como una "representación simbólica de las relaciones bilaterales entre España y Finlandia", ha agregado la embajadora de Finlandia, Maija Lähteenmäki.

María Carretero (Madrid 1963), autora de obras monumentales como "Homenaje a Miró" y "Palmera en la pirámide" inaugurada el pasado diciembre, está convencida que para proyectos como el de "Esfera Interior", la labor del artista es actuar como un "instrumento de la naturaleza y aspirar a crear lazos de bondad entre los ciudadanos".

Por su parte, Díaz Padrón ha definido a la artista como una mujer "en su plenitud" y ha declarado que la obra, que "muestra el respeto hacia el material para que perdure en el tiempo", corresponde adecuadamente a la personalidad de Carretero, a su mundo interior y a su "sensibilidad".