Público
Público

Eslovaquia, la historia oculta de los Mundiales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Eslovaquia jugará su primer Mundial en Sudáfrica como país independiente, desde la escisión de la República Checa en 1993, pero el fútbol eslovaco ha sido frecuentemente un protagonista "oculto" de la máxima competición.

En 1934, en la Copa celebrada en Italia, la selección de Checoslovaquia alcanzó su primera final mundialista y en aquel equipo estuvo el centrocampista eslovaco Stefan Cambal. Otros tres jugadores eslovacos estuvieron presentes en la final de 1962 en Chile: Jan Popluhar, Adolf Scherer y Andrej Kvasnak. Posteriormente, en el Mundial de México en 1970, la imagen de Ladislav Petras santiguándose de rodillas después de adelantar a Checoslovaquia contra Brasil recorrió el planeta.

Sin embargo, la mayor gloria del fútbol eslovaco se produjo en 1976, cuando Checoslovaquia se proclamó campeón de Europa con la base del Slovan de Bratislava y el concurso de futbolistas grandes del momento como Marian Masny, Anton Ondrus, Karol Dobias y Ladislav Jurkemik, entre otros.

Ahora Eslovaquia acude con el deseo de agrandar su tradición futbolística, pero esta vez de una forma más "visible".

Los eslovacos ganaron el grupo de clasificación que contenía a Eslovenia, República Checa, Polonia e Irlanda del Norte, además de San Marino. Esa hazaña se logró bajo el mando de Vladimir Weiss, el más joven de todos los seleccionadores en Sudáfrica, que en la temporada 2005/06 condujo al Artmedia Bratislava a la Liga de Campeones.

Jan Mucha, del Legia de Varsovia, será el portero titular. Su buena forma en la liga polaca le ha hecho ganar un contrato con el Everton inglés.

La defensa eslovaca cuenta con dos jugadores de primer nivel; el central zurdo Martin Skrtel, del Liverpool, y el lateral izquierdo Marek Cech, fichado por el West Browmich Albion inglés del Oporto Portugués. Los otros puestos los disputarán Radoslav Zabavnik, del Mainz alemán, que puede actuar en cualquiera de las cuatro demaraciones de atrás; Jan Durica, del Hannover; Peter Pekarik, lateral derecho del Wolfsburgo, y Martin Petras, del Cesena italiano.

El mediocampo de Eslovaquia cuenta con una buena dosis de talento. Vladimir Weiss, hijo del seleccionador y nieto de un internacional checo, será el extremo derecho, mientras que por el medio estarán Marek Hamsik, la figura del equipo y uno de los destacados del Nápoles italiano, futbolista que domina diversos registros del juego, y el volante defensivo Zdenko Strba, del Xanthi griego. En la izquierda puede estar la joven promesa Miroslav Stoch. El pequeño y veloz Stoch, cedido por el Chelsea al Twente holandés, con el que salió campeón esta temporada, se desenvolvería así en la banda cambiada.

En la delantera, los elegidos para el equipo titular parecen claros: Stanislav Sestak, del Bochum, y Robert Vittek, del Ankaraguçu turco. Para dar relevo a estos jugadores, o incluso en la banda derecha, está Filip Holosko, el poderoso jugador del Besiktas, también turco.

Eslovaquia está en 34 lugar en el ranking FIFA y en 1997 alcanzó su mejor puesto histórico, al ascender hasta la posición 17.

Jugador más conocido y estrella: Marek Hamsik

Posible revelación: Miroslav Stoch

Plantilla: Porteros: Jan Mucha (Legia Varsovia), Dusan Kuciak (Vaslui), Dusan Permis (Dundee United). Defensas: Peter Pekarik (Wolfsburgo), Martin Petras (Cesena), Martin Skrtel (Liverpool), Jan Durica (Lokomotiv Moscú), Radoslav Zabavnik (Mainz), Marek Cech (West Bromwich Albion), Kornel Salata (Slovan Bratislava). Centrocampistas: Kamil Kopunek (Spartak Trnava), Jan Kozak (Timisoara), Juraj Kucka (Sparta Prague), Marek Sapara (Ankaragucu), Marek Hamsik (Nápoles), Vladimir Weiss (Manchester City), Miroslav Stoch (Chelsea), Zdeno Strba (Skoda Xanthi). Delanteros: Stanislav Sestak (Bochum), Erik Jendrisek (Schalke 04), Robert Vittek (Lille), Martin Jakubko (Saturn Ramenskoye), Filip Holosko (Besiktas).