Público
Público

España afronta mañana las primeras 5 finales a la espera del 200, 500 y relevos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La selección española tendrá seis embarcaciones en las finales del Mundial 2010 de Piragüismo en aguas tranquilas, donde mañana David Cal y el C-4 estarán en las de 1.000 metros y Ana Varela e Iván Alonso, en K-1, y José Luis Bouza, en C-1, en las de 5.000, a las que se sumará el domingo el K-4 500 femenino, a la espera del 200 y el relevo.

El K-4 femenino, integrado por la sevillana Beatriz Manchón, la asturiana Jana Smidakova y las gallegas Sonia Molanes y Teresa Portela, ha logrado hoy única clasificación para la final en la jornada dedicada a las eliminatorias y semifinales de 500 metros.

En una regata de plenitud estratégica, las españolas -diploma olímpico en Pekín y en Atenas, medallistas en el último Mundial y en el Europeo reciente- han subido hoy otro peldaño en su consagración en la elite de la prueba olímpica femenina en su trayecto hacia Londres al doblegar a las polacas en su propia casa, a las que arrebataron la única plaza de clasificación directa para final.

Esta plaza se suma a las dos obtenidas ayer en 1.000 por el cuádruple medallista olímpico, el gallego David Cal, en C-1, y al pase directo, tras quedar suprimida la eliminatoria por la retirada de un equipo, del C-4, compuesto por José Manuel Sánchez, Tono Campos, Yeray Picallo y Damian Ramos.

De las siete embarcaciones españolas participantes en las eliminatorias de 500 sólo el K-4 femenino alcanzó el pase directo a final, mientras que las otras seis consiguieron la clasificación para sus respectivas semifinales, que se convirtieron en un camino insuperable para todas ellas.

Tanto que el C-2 de Tono Campos y André Picallo no ha podido tomar la salida, después de haber logrado la clasificación para semifinales, debido a un problema en el pesaje de su canoa, que no alcanzó los 20 kilos reglamentarios para el que le restaron 50 gramos en el primer pesaje de medición.

Tras la disputa de las semifinales, el K-1 de Isabel García y el K-2 de Ainara Portela e Isabel Contreras disputarán final B mientras que especialmente significativa ha sido la decepción por el sexto lugar del asturiano Fran Llera, finalista el pasado año y relegado hoy a la final C en K-1.

Los otros dos barcos, el C-1 de José Manuel Sánchez y el K-2 de Paco Cubelos y Cristian Toro, han puesto fin a su participación mundialista con una imagen de cierto conformismo por parte del canoista, que una vez descolgado ha preferido reservarse para la final de C-4, mientras que los júniors del Talavera Talak, que entraron en semifinal por tiempos, certificaron su debut en la elite con una competitiva actuación que les dejó a un puesto de la final B.

Las semifinales de 500 han deparado algunos detalles significativos como las ganas de revancha con las que el medallista olímpico canadiense Adan Van Kooeverden h afrontado su eliminatoria y semifinal en K-1, intratable y sin tregua con los adversarios, tras quedar ayer apeado de la final de 1.000, perjudicado por el oleaje.

Otra de las estrellas del firmamento piragüístico, el triple medallista olímpico Maxim Opalev ha obsequiado a los varios centenares de aficionados presentes en el campo de regatas Malta, uno de las instalaciones de referencia en el ámbito internacional, con una espectacular remontada en el último 200 que culminó batiendo al alemán Sebastian Brendel, campeón de Europa de 1.000.

Mañana, sábado se disputarán las finales de 1.000 y 5.000 metros, en las que España cuenta en la primera de estas distancias con la participación del doble subcampeón olímpico en Pekín David Cal, en C-1 y el C-4 de José Manuel Sánchez, Tono Campos, Yeray Picallo y Damian Ramos, y en la segunda con un trío de palistas del Kayak Tudense, Ana Varela, Iván Alonso y José Luis Bouza.

Además, tendrán lugar las eliminatorias y semifinales de 500 metros. La cita mundialista concluirá el próximo domingo, con las finales de 200 metros y el relevo.