Público
Público

España anuncia una aportación de 10,2 millones de euros a la ONU contra el sida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, anunció hoy, ante la XVII Conferencia Mundial del SIDA, una aportación de 10,2 millones de euros a ONUSIDA, tres de ellos destinados a las actividades de la iniciativa internacional para la vacuna contra esta enfermedad.

Fernández de la Vega hizo este anuncio en su intervención en el acto inaugural de la conferencia sobre esta enfermedad que se celebra en México y en el que intervinieron también el presidente anfitrión, Felipe Calderón, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

La vicepresidenta se dirigió a los asistentes a esta cita en la capital mexicana para asegurar que pueden contar con "el compromiso firme" del Gobierno de España en la lucha contra el SIDA.

Un compromiso que recordó que se ha traducido en los últimos años en una serie de decisiones y aportaciones económicas a las que anunció que se sumará una más.

Consistirá en una nueva aportación de 10,2 millones de euros a ONUSIDA (el programa de Naciones Unidas sobre el VIH/Sida), de los que tres estarán destinados a apoyar las actividades de la Iniciativa Internacional para la Vacuna contra el SIDA y 1,5 a la Asociación Internacional para Mircobicidas.

De forma previa, recordó que España ya donó un millón de euros mediante ONUSIDA para la iniciativa de vacunación, y acordó el incremento constante de las aportaciones al Fondo Global de Lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria y que para el periodo 2008-2012 alcanzará unos 450 millones de euros.

España financia también con un millón de euros anuales la Plataforma Europea de Ensayos Clínicos.

La vicepresidenta justificó esas decisiones por la necesidad de seguir avanzando en la investigación para la vacuna contra el SIDA y seguir extendiendo el acceso a los anti-retrovirales.

En ese momento, aprovechó para felicitar a las autoridades mexicanas por el reciente acuerdo logrado con las empresas farmacéuticas para conseguir una sustancial rebaja del precio de estos medicamentos.

Para ella, ese es un camino en el que todos, tanto gobiernos como sociedad civil, deben avanzar de manera concertada y con la mayor decisión.

Fernández de la Vega señaló que, pese a los avances de los últimos años, es necesario seguir haciendo frente a uno de los grandes retos del siglo XXI ante los que cree que hay que mantener la tensión y permanecer vigilantes.

Aunque el problema afecta a todos, precisó que su efecto sobre la población de los diversos países y regiones no es el mismo porque a muchos de ellos los separa "la enorme distancia del desarrollo".

"Nos encontramos ante una brecha del riesgo a escala global que se acentúa en los colectivos más vulnerables por la acumulación de desigualdades", recalcó antes de poner algún ejemplo.

Entre ellos, que en los países del África subsahariana sólo vive una décima parte de la población mundial y, sin embargo, allí se concentra el 64 por ciento de los adultos con SIDA, el 85 por ciento de los niños con esta enfermedad y el 75 por ciento de los fallecimientos.

Esos datos llevaron a la vicepresidenta a destacar que donde quiera que se dirija la mirada, se encontrará una estrecha correlación entre SIDA y desigualdad, tanto social, como económica o de género.

"El SIDA no es sólo un problema de salud, sino también de desarrollo, de justicia social, de equidad", aseveró Fernández de la Vega, quien hizo un llamamiento a los asistentes a la Conferencia para unir todas las fuerzas y lograr que los tratamientos que ya están salvando muchas vidas lleguen a todos los afectados por esta enfermedad.

A su juicio, hay una coincidencia general en que la vida humana no tiene precio, y el reto de todos los gobiernos del mundo es conseguir que esto sea una realidad en todos y cada uno de los rincones del planeta.