Público
Público

España se asoma ya a otro año de recesión

El INE confirma que el PIB cayó el 0,3% en el cuarto trimestre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España camina hacia la recesión y ya quedan pocos organismos oficiales por anunciarlo. Ayer, el Instituto Nacional de Estadística anunciaba que durante el último trimestre del año pasado la economía nacional cayó un 0,3% respecto al trimestre anterior. Comparándolo con el último trimestre del año anterior, se registraba un crecimiento del 0,3%. Con el dato del último cuarto del año, se estima que en 2011 el PIB de España creció un 0,7%.

A la espera de que el 16 de febrero publique los datos detallados de la contabilidad nacional, el INE ha avanzado que la recaída es achacable a una contribución más negativa de la demanda nacional (gasto público, consumo privado e inversión). En definitiva, los recortes presupuestarios aplicados por este Gobierno y el anterior para equilibrar las cuentas públicas, el descenso del consumo de los hogares y el declive de la inversión empresarial están detrás del retroceso hacia el abismo de la economía española.

Una explicación similar a la que la semana pasada ofrecía el Banco de España, cuando publicó una estimación que coincide con la lanzada ayer por el INE. La inminencia de la entrada en recesión (dos trimestres en negativo) también la previó la semana pasada el Fondo Monetario Internacional que, frente al 1,5% de caída en 2012 que calculaba el Banco de España, la incrementaba dos décimas hasta el 1,7%.

La recaída se achaca a una contribución negativa de la demanda nacional

Los datos del INE confirman que España se encuentra en una trampa de la que no está claro que vaya a salir gracias a la ortodoxia fiscal. Durante meses se han tomado medidas para recortar el déficit, seducir a los mercados y abaratar así la financiación del país. Sin embargo, los recortes están garantizando la aniquilación del crecimiento que, ahora, a diferencia de hace unos meses, también es necesario para resultarles atractivos a los mercados.

Precisamente ayer, Moody’s, una de las agencias de calificación que sirven de referencia a los compradores de deuda para juzgar a un país, publicaba un informe en el que esperaba más medidas de ajuste fiscal en los presupuestos que presente el Gobierno en marzo y que por lo tanto, “el déficit presupuestario sea inferior al previsto por el FMI” (del 6,8%). Sin embargo, la agencia considera que será muy difícil para España alcanzar el objetivo para el déficit fijado para este año (del 4,4%) dadas las perspectivas de crecimiento de los ingresos. Así, mientras se alaban las medidas de ajuste, se recuerda que la mala previsión de crecimiento complica los planes de consolidación fiscal.

Moody’s cree que la falta de crecimiento dificulta la consolidación fiscal

En esta situación, España se encuentra inmersa en un círculo vicioso en el que la desconfianza de los mercados en su capacidad para equilibrar las cuentas y pagar su deuda empeora las condiciones de financiación y obliga a severos ajustes, con el efecto negativo que esta situación tiene a su vez sobre el crecimiento económico y el empleo.