Público
Público

España constata que GM tiene puntos de discrepancia relevantes con Magna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

General Motors Europa tiene "puntos de discrepancia relevantes" con la empresa austríaco-canadiense Magna en relación a su oferta para hacerse con el control de Opel, según aseguró hoy la secretaria general de Industria española, Teresa Santero.

"Nos ha sorprendido que tienen muchos puntos de desencuentro con Magna", aseguró a Efe tras una reunión en la que GM ha informado sobre las líneas principales de las tres ofertas definitivas presentadas a los países europeos con plantas de Opel, excepto Alemania, con quien se ha reunido por separado.

Según la secretaria general, los desencuentros mencionados tienen que ver sobre todo con el uso de las marcas de su propiedad en el mercado ruso.

"Son cosas que no es que no vayan a poder reconducir, pero no tienen mucho tiempo", ya que GM Europa va a presentar a su central estadounidense su candidato favorito "en la semana del 10 de agosto", afirmó Santero.

Las ofertas corresponden al consorcio austríaco-canadiense Magna, el chino BAIC y la sociedad belga de inversiones RHJ International, filial de la estadounidense Ripplewood.

Según fuentes cercanas a la negociación, todos los países se muestran partidarios de la opción de RHJ, excepto Bélgica, que prefiere a Magna.

La secretaria general española explicó que a corto plazo la reducción de plantilla no varía mucho con ninguna de las tres opciones que hay sobre la mesa, y ronda los 1.000-1.500 empleados,

Es en el medio y largo plazo donde hay diferencias sobre las perspectivas industriales de cada una de las ofertas y su intención de invertir en nuevos modelos de automóviles en las factorías europeas, en el caso español en la de Figueruelas (Aragón).

El consejero aragonés de Industria, Arturo Aliaga, aseguró por su parte tras la reunión que "a nadie se le escapa que hay opciones que favorecen más los intereses de Aragón, y en estos momentos los favorece más la oferta que pone sobre la mesa RHJ".

Recalcó que "en algún caso se asegura un menor coste de sacrificios de empleos en Zaragoza, y se garantiza el lanzamiento de nuevos modelos a largo plazo".

Su compañero de gabinete encargado de Economía, Alberto Larranz, afirmó que esta opción daría más tiempo a las factorías para reducir personal (de 1.000 a 1.500 en el caso de Figueruelas), por lo que se podría contar con más comodidad con las bajas por jubilación.

"No obstante tenemos que ser muy cautos, porque no sabemos con quien nos tenemos que sentar, quien será el inversor elegido", afirmó el encargado de Industria.