Público
Público

España, por debajo de Europa en número de funcionarios

Los sindicatos denuncian el intento de la patronal de desacreditar los servicios públicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La afirmación que el presidente de la CEOE, Juan Rosell,hizo el miércoles sobre la necesidad de poder despedir a los empleados públicos que, según la patronal, sobran, ha encendido los ánimos de los sindicatos, que claman contra una estrategia que consideran pretende desacreditar y finiquitar lo público.

Los datos tampoco parecen acompañar a la patronal, que insiste en que sobran funcionarios y que deja caer que el gasto en educación, sanidad o servicios sociales puede gestionarse de forma más eficiente, o dicho de otra forma, Rosell pide que la empresa privada pueda entrar en lo público.

Toxo reta al líder de la patronal a que concrete dónde hay que despedir

Para la CEOE sobran funcionarios. Aunque no especifican, las cuentas de la patronal cuestionan la pertinencia de 900.000 empleados públicos. Esta cifra es la diferencia entre las 821.357 personas que traspasó la Administración central a las comunidades autónomas, y el 1.744.00 empleados públicos con los que cuentan ahora las regiones. A pesar de que Rosell admitió que hay parte de ese aumento que se debe al crecimiento de la población, no especificó cuánto.

Según los últimos datos del Ministerio de la Presidencia, en España existen 2.680.219 trabajadores al servicio de las administraciones públicas. En Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Fuerzas Armadas hay casi 300.000 efectivos. Y entre la enseñanza, las universidades y el personal de sanidad suman más de 1.100.000 empleados. El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, retó ayer a Rosell a que concrete su afirmación. 'Se dice que sobran 900.000 funcionarios. Si lo cree, que ponga los datos sobre la mesa y explique quién va, en dónde y quién no está trabajando', dijo. El peso del sector público en España es inferior a la media europea. Mientras que aquí supone el 45,6% del PIB, la media de los países de la zona del euro es del 50,9%, según Eurostat.

El secretario general de CCOO también recordó al presidente de la patronal que sólo los países rescatados tienen menos empleo público que España, donde hay 6,5 funcionarios por cada cien habitantes, frente a, por ejemplo, los 10,6 de Francia. La Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO señalaba ayer que en los países europeos con las economías más competitivas, como Dinamarca, Suecia o Finlandia, el porcentaje de funcionarios sobre la población activa era del 26% en el primer caso, y del 22% y el 19% en los otros dos. En España, sin embargo, el número de empleados públicos es del 13%.

Los funcionarios han perdido un 24% de poder adquisitivo desde 1982

Otra de las objeciones que hace la patronal es el crecimiento de los salarios en el empleo público. El presidente de la CEOE señaló que entre 2002 y 2009 crecieron un 5,6%, mientras que los sueldos en el sector privado lo hicieron la mitad, el 2,8%. Sin embargo, y como señalaba UGT en un informe reciente, debido a que se excluye de la consideración de asalariado a empleadores y a cualquier otro cargo que cuente con participación en el capital o la empresa, una parte de los sueldos más elevados del sector privado no se contabilizan en esta categoría. En cualquier caso, el sindicato denuncia que los empleados públicos han perdido el 24,5% de poder adquisitivo desde el año 1982, ya que en muchos años su subida salarial fue inferior al crecimiento de la inflación, y que la temporalidad se encuentra en torno al 24%.

En cualquier caso, España gastó en 2010 el 11,9% de su PIB para pagar la nómina de las personas empleadas en los servicios públicos, en línea con la media europea, del 11,1%, y de la zona del euro, donde se gasta el 10,8%, según datos de Eurostat. Algunos países superan esas cifras, como Dinamarca, a la cabeza en empleo público, con un gasto del 19%, pero también Francia, con el 13,4%. Otros países, como Alemania, gastaron el 7,9% de su PIB.

El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, rechazó las 'radicales' propuestas de Rosell.