Público
Público

"Sólo España puede decir que todo su sistema es resistente"

Isidro Fainé, presidente de la patronal de cajas (CECA) y de La Caixa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es presidente de la patronal de cajas (CECA) desde hace sólo cinco meses y ya ha vivido la mayor reestructuración del sector en la historia, ha dirigido un cambio de normativa revolucionario y ahora analiza la primera prueba de estrés a la banca europea que sale a la luz. Isidro Fainé, en un cuestionario escrito, elude las polémicas que sí han surgido en el sector y prefiere destacar la transparencia del sistema financiero español antes que las desventajas que han sufrido las entidades nacionales. Eso sí, deja claro que en este momento, el único que puede decir con rotundidad que su sistema es totalmente resistente es España.

¿Debería España haber limitado los test de estrés a unas pocas entidades como el resto de países?

Las entidades financieras españolas están comprometidas con la transparencia y estas pruebas son una demostración de ese principio. Es tal el nivel de fortaleza del sistema que estos análisis ponen de relieve que, por muy adverso que sea el entorno económico, las entidades cuentan con una base de capital más que suficiente para afrontarlo. Debemos estar orgullosos de tener el sistema financiero más competitivo y mejor preparado del mundo, que está superando una crisis económica cuyo origen está fuera de nuestras fronteras.

¿Servirán estas pruebas para abrir los mercados?

'Las cuatro cajas están en buenas condiciones para ejercer su negocio'

La información que tienen los mercados es la de una prueba de resistencia para conocer de qué manera están preparadas las entidades para soportar condiciones económicas desfavorables y muy adversas. Las autoridades han querido despejar así las dudas sobre la fortaleza de la banca que pudieran impedir el normal funcionamiento del mercado interbancario. Si realmente la preocupación de los mercados es la solvencia del sector, con esta prueba y, para el caso de España, se resuelven esas dudas.

¿Será un punto de inflexión para el sector financiero en Europa y en especial para España y las cajas?

Sin duda, se demuestra que poner a prueba al 100% de las cajas y casi al 100% de los bancos y hacerlo público es un signo de transparencia y de seguridad congruente con entidades como las españolas, que actúan en los mercados y creen en la libertad de empresa, además, con el valor añadido en el caso de las cajas de ahorros de que se trabaja para invertir a largo plazo y conseguir beneficiar a la sociedad. A nuestro país estas pruebas le benefician y a las cajas también. Prácticamente todas superan el más extremo de los escenarios posibles y las cuatro que se quedan muy cerca de sobrepasar el nivel más exigente, acaban de realizar distintos procesos de fusiones para incrementar todavía más su ya alto nivel de solvencia. Si se hace una interpretacion rigurosa de los resultados, se puede comprobar que las entidades españolas, las únicas que no han recibido fondos públicos gratuitos, resistirían muy bien las tensiones derivadas de una crisis económica muy fuerte. Nadie puede decir esto con tanta rotundidad de la totalidad de su sistema financiero.

¿Qué les diría a los clientes de las cajas que aparecen como suspensas?

Sólo cuatro cajas están por debajo de una ratio de capital Tier 1 del 6% en una hipótesis de un deterioro económico exageradamente adverso. Lo que significa que es una posibilidad muy remota. Conviene insistir en que el suspenso del que se habla es en términos de probabilidad teórica, sólo un supuesto que sirve de referencia a los gestores para saber cuáles son los límites en los que han de moverse. La realidad es que esas cajas están hoy y van a estar en el futuro en condiciones adecuadas para realizar su actividad. Primero porque están más que suficientemente capitalizadas y, segundo, porque han adoptado medidas de aumentos de capital y eficiencia que darán sus frutos en un año.