Público
Público

España defiende el ritmo de instalación de renovables

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, defendió el martes el ritmo de instalación de energías renovables para los próximos tres años frente a las críticas de ralentizar el proceso vertidas por la industria eólica, aunque avanzó que en el futuro los objetivos podrían revisarse en función de la competitividad de las tecnologías.

"El ritmo de instalaciones no ha sufrido una parálisis. No ha parado e incluso ha sido superior. En la última legislatura (2008-2012) el ritmo de inslación renovable es de 3.300 MW anuales, frente a los 2.295 MW de la anterior legislatura (2004-2008) y los 1.500 MW del periodo 2000-2004. Hemos duplicado el ritmo", dijo Marín en una presentación sobre eficiencia energética organizada por la Fundación Repsol.

Los empresarios eólicos han criticado los cupos anuales fijados por el Gobierno, alegando que la mayor parte de los megavatios asignados hasta 2012 ya están construidos o a punto de finalizarse lo que supone una parálisis para el sector. El presidente de la patronal eólica AEE pidió en una conferencia la semana pasada la flexibilización de los cupos.

Marín defendió la vigencia de este ritmo establecido en el pre-registro renovable. Sin embargo avanzó que el nuevo plan de energías renovables 2011-2020 que elabora el Gobierno incluirá mecanismos para poder revisar los objetivos en función de la mejora de los costes y de la eficiencia de cada tecnología.

"Se deben incorporar suficientes mecanismos de flexibilidad para que los objetivos de diferentes tecnologías puedan ser revisados periódicamente según la evolución de los costes, para fomentar una mayor competitividad entre tecnologías", dijo Marín.

La energía eólica y la termosolar son dos de las tecnologías más avanzadas que, si los precios de la energía continúan subiendo, podrían ser totalmente rentables -sin prima- dentro de dos años.

El secretario de Estado también señaló que la nueva ley incluiría mecanismos para incorporar y fomentar las mejoras tecnológicas para que puedan llegar a los consumidores finales.

"Impulsaremos (en el plan) el desarrollo tecnológico, la I+D+i y el desarrollo de las nuevas fuentes de producción energética renovable", añadió Marín.

ENCAMINADOS A 2020

España, que todavía tiene vigente su plan renovable 2005-2010, tiene como meta que en 2020 un 20 por ciento de la energía consumida sea de origen renovable, en línea con los objetivos de la Unión Europea.

En 2009, dijo Marín, la participación de las renovables en el consumo de la energía final fue del 12,4 por ciento y un 25 por ciento de la generación eléctrica total fue de origen renovable.

Marín señaló que España enviará una carta a Bruselas para trasladar la buena marcha de sus energías limpias en la hoja de ruta europea, no vinculante, hacia 2020.

"Seremos uno de los pocos países europeos en estar holgadamente encaminados al objetivo", dijo Marín.

El secretario recordó además la apuesta por el desarrollo de tecnologías de captura de CO2, así como las líneas de acción para fomentar el ahorro y la eficiencia energética, otro de los pilares de la política energética española.