Público
Público

España dejó de ser en 2011 un país inversor, alertan los empresarios

Según los datos del anuario, España invirtió más del doble fuera en 2010, con respecto al año anterior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La severa crisis trae cambios de modelo no deseados y nada convenientes para la tan deseada recuperación económica. Desde hace décadas, España ha sido un país netamente inversor: invertía más fuera de lo que recibía en inversión extranjera. En 2011, 'la tendencia de país inversor se frenó hasta el punto de que nuestras inversiones se equilibraron con las que llegaron', señaló ayer Claudio Boada, presidente del Círculo de Empresarios, durante la presentación del quinto anuario del Círculo sobre la internacionalización de la empresa española.

Tras el multitudinario acto, celebrado en la sede de la Fundación Ramón Areces, Boada, a preguntas de este periódico, recordó que lo ideal para revitalizar la economía es que crezca tanto la inversión hacia el exterior como la extranjera. Pero, en todo caso, a su juicio, el hecho de que el país dejara de ser inversor en 2011 es algo coyuntural y se debe a la crisis. En esta idea coincidieron tanto Josep Piqué, presidente de Vueling y exministro con el Gobierno de José María Aznar, y Juan Miguel Villar Mir, presidente de la constructora OHL.

Según los datos del anuario, España invirtió más del doble fuera en 2010, con respecto al año anterior: 16.813 millones, frente a los 15.921 millones de inversión extranjera, que también se duplicó.

En su discurso, Boada lanzó un mensaje al Gobierno: 'Si acierta en incentivar el esfuerzo y el riesgo', la recuperación del crecimiento y del empleo 'no debería retrasarse tanto como aseguran'.

Al acto acudió un nutrido grupo de empresarios, entre ellos, los presidentes de las compañías premiadas por su internacionalización en 2010, con Iberia a la cabeza, además de Indra, Acerinox o Viscofán. Lo clausuró el príncipe Felipe, quien apeló a la responsabilidad de empresarios y sindicatos ante la 'urgente necesidad de crear empleos para los más de cinco millones de parados'.