Público
Público

España derrota 1-0 a Portugal y espera a Paraguay en cuartos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección española de fútbol ganó el martes 1-0 a la de Portugal con un gol de David Villa y se clasificó para los cuartos de final del Mundial 2010, donde se enfrentará a Paraguay.

Villa anotó el gol de la selección española en el minuto 63 al materializar en dos tiempos una jugada combinada en la frontal del área entre Iniesta y Xavi, en un partido disputado en el estadio Green Point de Ciudad del Cabo.

"Sabíamos que con paciencia, tocando y haciendo nuestro juego íbamos a tener ocasiones, sólo era la clave marcarlas", apuntó "el guaje".

"Jugábamos ante un grandísimo rival, hemos sufrido mucho pero creo que hemos merecido ganar y al final se ha hecho justicia", añadió al final del partido.

España, que lleva 60 años sin clasificarse entre los cuatro mejores equipos en un Mundial, espera romper ante Paraguay su "maldición de cuartos de final".

"Queremos hacer un poco de historia, vamos a ver si tenemos suerte y estamos entre los cuatro mejores", dijo el seleccionador Vicente del Bosque tras el partido.

No obstante, los jugadores españoles trataron de contener las expectativas.

"Mal haríamos en pensar que a Paraguay le íbamos a ganar fácil", dijo el capitán Iker Casillas, recordando la derrota en las semifinales de la Copa Confederaciones el año pasado.

La campeona de Europa, que, a pesar de controlar el balón, no supo abrir la defensa portuguesa durante la primera mitad, cambió tras la entrada en el campo de Fernando Llorente, que hizo salir a la defensa portuguesa y abrió muchos huecos para que los centrocampistas españoles desplegaran el juego de toque que les caracteriza.

"(Llorente) ha aportado muchísimo allí arriba, recuperar balones, ha tenido un par de ocasiones. No ha podido meter gol pero lo importante es la victoria y ahora pensar en Paraguay", señaló Gerard Piqué en una entrevista en televisión.

Durante la primera mitad, Portugal, muy ordenado en defensa, cedió el balón a España y esperó replegado para salir al contraataque, creando importantes ocasiones de peligro.

Pero tras el gol de Villa, el orden de la zaga lusa se vio alterado al tener que buscar el empate, y fue aprovechado por los habilidosos jugadores españoles que tocaban el balón a sus anchas, creando numerosas ocasiones de peligro y obligando a sus rivales a correr por detrás del balón.

"Sabíamos que iba a ser muy duro", apuntó Piqué en Canal+. "Después del gol hemos tenido controlado el partido, hemos sacado el oficio de un equipo campeón", añadió.

La figura portuguesa, Cristiano Ronaldo, elegido Mejor Jugador del Año en 2008, se mostró apático y apenas apareció durante el partido sin inquietar en ningún momento a la defensa española.

El portugués Ricardo Costa fue expulsado por roja directa en el minuto 88 cuando el árbitro consideró que había cometido una agresión sobre Capdevila dentro del área española.

DOMINIO SIN PELIGRO

España comenzó el partido con intensidad, controlando el balón con comodidad, y dispuso de las primeras ocasiones de peligro.

En el primer minuto de partido, el portero portugués Eduardo tuvo que intervenir en dos ocasiones para detener los disparos de Fernando Torres y David Villa.

El asturiano, que arrancaba desde la izquierda para ceder el centro del ataque al delantero del Liverpool, tuvo otra ocasión en el minuto seis con un disparo por bajo que detuvo Eduardo.

Pero poco a poco, España fue cediendo terreno ante Portugal, que saliendo a la contra dispuso de las ocasiones más peligrosas de la primera mitad.

El conjunto luso pudo marcar en el minuto ocho tras un momento de duda en la defensa española a la salida de un córner y un mal despeje de Sergio Ramos.

En el minuto 20, un disparo desde fuera del área de Tiago fue despejado hacia arriba por Iker Casillas, que detuvo en dos tiempos ante la llegada de cabeza de Hugo Almeida.

En el minuto 38, un contraataque de Portugal por la banda izquierda acabó en un centro de Raúl Meireles que remató muy desviado ante la pasividad de la defensa española.

Poco después, un saque de puerta del portero Eduardo tras un córner a favor de España dejó sólo a Simao Sabrosa, que no llegó al balón por poco ante la salida de Casillas. En la siguiente jugada, Tiago remató de cabeza dentro del área sin conseguir el gol.

VILLA, EN RACHA

La segunda parte comenzó igual que la primera. España controlaba el balón pero sin profundizar en ataque mientras que Portugal esperaba replegado muy cómodo a la espera de un contraataque definitivo.

La primera ocasión volvió a ser para Portugal. En el minuto 51, un suave despeje de Carles Puyol con la rodilla tras una rápida contra de los lusos parecía que se dirigía a la portería de Casillas, pero finalmente el balón terminó saliendo fuera rozando el palo.

Pero con el paso de los minutos, el orden defensivo parecía que comenzaba a romperse y ambos equipos basculaban de un lado a otro en rápidas jugadas y en el minuto 57 los dos seleccionadores decidieron introducir algunos cambios.

El técnico luso Carlos Queiroz sacó al extremo Danny buscando su velocidad en lugar del delantero Almeida. Pero fue Vicente del Bosque el que dio en el clavo.

Fernando Torres, que no termina de recuperar su estado de forma, dejó su lugar a Fernando Llorente. Dos minutos después, el cambio tuvo su efecto. Un centro de Ramos desde la derecha encontró la cabeza de Llorente, que remató picado dentro del área pequeña, pero se encontró con las manos de Eduardo.

En la jugada siguiente Villa disparó desde fuera del área y el balón salió por unos centímetros a la izquierda de la meta de Eduardo. Pero un minuto después, el asturiano encontró por cuarta vez la red del Mundial 2010.

Iniesta introdujo el balón dentro del área, donde Xavi, que fue nombrado hombre del partido, tocó el balón de tacón al delantero asturiano que remató en primera instancia al cuerpo del portero portugués. El balón quedó muerto en el área y Villa no falló en el rechace y batió por alto a Eduardo.

Con este gol, Villa empata en lo más alto de la lista de máximos goleadores con el argentino Gonzalo Higuaín y el eslovaco Robert Vittek.

El gol cambió la dinámica del partido. Portugal perdió el orden que había mostrado durante todo el torneo, se mostró perdido a lo largo del terreno de juego y permitió que España comenzase a desplegar los mejores minutos del Mundial.

Las llegadas de Sergio Ramos por la derecha, los rápidos pases al primer toque entre Xavi e Iniesta y el constante peligro que generaba Llorente, podrían haber aumentado el marcador en los últimos minutos.

Portugal lo intentó al final, en un par de jugadas sobre el área de Iker Casillas, pero la defensa española, muy segura bajo la dirección de Carles Puyol, atajó sin complicaciones todas las situaciones de peligro.