Público
Público

España desea que la casa de Luis Buñuel en México sea un centro de diálogo y encuentro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ministra española de Cultura, Ángeles González-Sinde, recorrió hoy en México la antigua casa del cineasta Luis Buñuel, adquirida el mes pasado por el Estado español con idea de convertirla en un centro cultural de "diálogo, de conversación, y donde se puedan cruzar distintas miradas de la cultura y del arte".

González-Sinde señaló que la vivienda, comprada a los herederos del cineasta por 400.000 euros (515.000 dólares), buscará revivir en la capital mexicana "ese espíritu de la Residencia de Estudiantes (en Madrid, donde Buñuel conoció a Salvador Dalí y a Federico García Lorca), en el que se mezclaban distintas disciplinas", con amplia presencia del cine pero abierto a otras.

Además de recordar al cineasta, la idea es convertir la antigua casa donde Buñuel (1900-1983) vivió de 1952 hasta su muerte ocurrida en la capital mexicana, en un punto de cruce del cine mexicano y español.

"Se trata, en la medida en que se pueda, de incentivar, aprovechar para promover y acercar las cinematografías españolas y mexicanas de hoy", aseguró González-Sinde.

El proyecto está en marcha e implica un acondicionamiento del inmueble a lo largo de 2011 tras lo cual se constituirá un consejo rector al que se espera sumar a instituciones como el Ateneo Español en México, a la propia Residencia de Estudiantes de Madrid, o a instituciones como el Instituto Mexicano del Cine (Imcine).

La ministra también dijo que desea sumar al proyecto a personalidades que conozcan bien a Buñuel, "como puede ser (Arturo) Ripstein o (Carlos) Saura en España".

El nuevo espacio es una vivienda familiar de ladrillo visto, de dos plantas, que proyectó para Buñuel el arquitecto español Arturo Sáenz de la Calzada, compañero de estudios del director.

Los hijos del cineasta, Juan Luis y Rafael, la ofrecieron al Estado español para que se convirtiera "en un centro de difusión, de investigación, de creación, que fuera no tanto un museo estático" sino "un centro dinámico", para los cineastas "del futuro".

Para el director del Centro Buñuel de Calanda (su ciudad natal, en el norte de España), Javier Espada, quien acompañó a la ministra en el recorrido, el proyecto que se emprenda deberá tener una doble vertiente: recordar a Buñuel y mirar adelante.

Por un lado debería permitir "que los visitantes percibieran la sombra de don Luis Buñuel, que conocieran su vida, sus películas, y que conocieran ese mundo tan personal que creó", y por el otro, permitir proyectos nuevos.

Espada recordó que Buñuel en México "tenía una gran relación con todos los exiliados españoles y se integró fácilmente en la cultura mexicana", a la vez que "se le abrieron las puertas del cine" tras convertirse en un refugiado más.

"Todavía no se había convertido en el gran director de cine que conocemos", pues sólo tenía tres películas en su haber, 'Un perro andaluz' (1929), 'La edad de oro' (1930) y 'Las Hurdes, tierra sin pan' (1933), y es México el país que le permite a Buñuel convertirse en Buñuel", añadió.

Tras la visita a la casa, la ministra González-Sinde se trasladó al Centro Cultural de España (CCE) en la capital mexicana y después tenía previsto visitar el Templo Mayor.

Mañana será la representante del Gobierno español en los actos conmemorativos del inicio del Bicentenario de la Independencia en México, que encabezará el presidente Felipe Calderón junto a mandatarios y representantes de unos cincuenta países.