Publicado: 16.04.2014 12:13 |Actualizado: 16.04.2014 12:13

España tiene que devolver cerca de medio billón de euros de deuda en cuatro años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de la mitad de los 914.000 millones de euros de deuda adquirida por España vence en los próximos años. Es decir, España tendrá que devolver antes de ese periodo de tiempo cerca de medio billón de euros, según los cálculos de la agencia Reuters, que en una entrevista con el responsable de financiación del Tesoro español asegura que el país podría modificar y recomprar bonos este año para aprovechar los bajos tipos y hacer que los inversores dejen de preocuparse sobre la gestión de los vencimientos de deuda.

Este tipo de medidas, que ahora contempla España para retrasar los vencimientos a corto plazo, ya han sido adoptadas por otros países vulnerables de la zona euro como Italia que se vieron forzados a concentrar las emisiones de deuda en referencias de corto plazo cuando arreciaba la crisis de deuda soberana.

Este año, el coste que tiene para España la financiación de deuda a 10 años ha caído a su nivel más bajo desde finales de 2005.

"Estamos bastante avanzados en nuestro programa de financiación y podemos pensar de manera estratégica en los próximos años. Por lo tanto, ahora podemos dedicar más tiempo que antes a gestionar activamente el perfil de deuda", dijo Pablo de Ramón-Laca, subdirector general de financiación y gestión de la deuda pública. "En términos generales, la gestión del pasivo puede realizarse con switches de bonos, recompras ... a través de subastas o de deuda sindicada".

Al cierre de marzo, España ya había cubierto un tercio de su objetivo de financiación de 133.300 millones de euros en 2014.

Preguntado si este año se tomarían medidas como la recompra directa de bonos que están cerca de vencimiento o cambiar estos por otros de madurez más larga, Ramón-Laca dijo que no había que descartar esta posibilidad.

La gestión del pasivo, junto con la emisión de bonos a plazos más largos ayudaría a la tesorería pública a mantener o incluso incrementar la vida media de la deuda. Esta ha ido cayendo desde 2010 e invertir esta tendencia es una prioridad en la estrategia de financiación de 2014.

Ramón-Laca dijo que aunque el Tesoro no había tomado una gestión "activa" del pasivo desde 2006, había tomado medidas como la de emitir bonos con vencimiento más largo para sustituir letras del Tesoro de corto plazo.

El funcionario advirtió, no obstante, que cualquier medida futura tendría que tener sentido estratégico.

"No es una decisión obvia porque las mejores condiciones del mercado enriquecen los bonos que compraríamos en estas operaciones (...) podría no reducir la deuda tanto como podrías pensar".

La rentabilidad del bono español a 10 años se situaba el miércoles en mínimos de ocho años y medio, mientras que la del bono italiano rondaba mínimos históricos, quitándose de encima la losa de inversiones de riesgo porque los inversores perciben que estos bonos soberanos se beneficiarían de cualquier compra de activos que llegue a emprender el Banco Central Europeo (BCE).