Público
Público

España envía cuatro aviones para sofocar el incendio en Israel, dice Netanyahu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo esta noche que España enviará cuatro aviones para colaborar en las labores de extinción del incendio declarado hoy en el norte de Israel y que ha dejado al menos 40 víctimas mortales.

"He hablado con los jefes de gobierno de Grecia, Chipre y también de España", dijo Netanyahu en una rueda de prensa tras una reunión con los responsables de todos los servicios de seguridad y emergencia implicados en las labores de extinción en el terreno.

El jefe del Ejecutivo israelí reveló que los tres países enviarán diez aparatos para colaborar en las tareas y que España le había confirmado el envío de cuatro.

La Estrella de David Roja (equivalente a la Cruz Roja) anunciaba por la tarde que las víctimas mortales quedaron atrapadas por las llamas al accidentarse el autobús en el que viajaban y quedar atrapado por las llamas.

Los fallecidos son en su mayoría guardias de una prisión y miembros del dispositivo de emergencia.

"Hay muchas víctimas. Estamos hablando de unas 40 personas", declaró a los medios el ministro de Seguridad Interior, Isaac Aharonovitch.

Agregó que se teme por la vida de varios desaparecidos entre los que figuran policías y guardias penitenciarios, y que la ciudad de Haifa no ha sido puesta en aviso.

Los canales de televisión locales muestran a lo largo de la jornada imágenes de la zona afectada en las que se aprecian enormes lenguas de fuego y llamas de gran virulencia que no han podido ser controladas a primeras horas de la noche.

El portavoz de la Estrella de David Roja Eli Bin declaró al Canal 10 de la televisión israelí que a última hora de la tarde habían sido identificados 22 cuerpos y confirmó que los servicios de socorro trabajan con la posibilidad de que personas desaparecidas puedan ser víctimas de las llamas.

Millares de personas tuvieron que ser evacuadas de sus hogares a causa del incendio, que se declaró al mediodía en el monte Carmel y que ocho horas después había arrasado más de 600 hectáreas de terreno, en lo que los medios israelíes consideran ya el incendio más grave ocurrido en la historia del país.