Público
Público

España espera que el acuerdo pesquero con Portugal sea efectivo en marzo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La subdirectora General de Asuntos Comunitarios de Pesca Marítima, Concepción Sánchez, confió hoy en que el acuerdo alcanzado en enero por España y Portugal para el intercambio de pesca entre Canarias, Madeira y Azores sea efectivo la primera quincena de marzo.

Sánchez recordó que el acuerdo permite que 38 barcos artesanos de Canarias puedan faenar en los caladeros de Madeira y Azores y otros tantos podrán acudir a pescar a Canarias.

Hoy se celebran en Canarias dos reuniones para cerrar los "flecos" técnicos del acuerdo, una preparatoria y la segunda entre los representantes de España y Portugal.

Sánchez detalló que dado el nivel de consenso que se alcanzó en la primera de ellas, mantenida entre representantes del Gobierno estatal, el Ejecutivo canario y el sector pesquero, es previsible que esta tarde las autoridades de ambos países culminen el acuerdo para que la pesca comience en dos semanas.

Los barcos canarios acudirán a aguas portuguesas a pescar túnidos, de manera que amplían su radio de actuación, sobre todo en los meses de marzo a noviembre, cuando se captura el mayor volumen.

Los 38 barcos, de los que 28 faenarán en Madeira y 10 en Azores, tendrán que turnarse y en cada momento habrá 13 como máximo en Madeira y 5 en Azores, detalló.

La subdelegada del Gobierno en Canarias, Laura Martín, agregó que los barcos que se dedican a la pesca de túnidos en Canarias son más, pero no todos alcanzan las condiciones técnicas para trasladarse a aguas Portuguesas, como el tonelaje.

Sánchez explicó que la propuesta de 38 barcos se adoptó tras las aportaciones realizadas por las cofradías de pescadores, que se mostraron unánimes.

En cuanto a los barcos portugueses, acudirán a Canarias a pescar asimismo túnidos y la especie de profundidad sable negro, que en las islas no es objeto de pesca ni hay cuotas de captura como en Portugal.

En cuanto a las condiciones técnicas que deben cumplir los barcos, deben ajustarse a la normativa nacional de cada país, así como a la reglamentación comunitaria.

El acuerdo se firmó en la cumbre luso-hispana que se celebró en enero por la ministra Elena Espinosa y su homólogo portugués.