Público
Público

España, Francia e Italia llaman a sus embajadores

Moratinos afirma que todos los países europeos han decidido también retirar a sus diplomáticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los gobiernos de España, Francia e Italia dieron ayer un paso más para aislar totalmente al régimen que encabeza Roberto Micheletti tras el golpe de Estado contra Manuel Zelaya.

España tomó la iniciativa a primera hora, ordenando la salida del país del embajador Ignacio Rupérez, medida que espera que 'contribuya al restablecimiento de la institucionalidad democrática'. El gesto del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que había sido anunciado el martes, fue seguido por sus homólogos francés e italiano, que también llamaron a consultas a sus embajadores.

Bernard Kouchner, jefe de la diplomacia gala, justificó la decisión en razón de la solidaridad y coordinación con 'los socios europeos de Francia presentes en Honduras'. Italia imitó la actitud de Francia.

No obstante, fuentes comunitarias aseguraron ayer tras una reunión consagrada a Honduras que la Unión Europea duda todavía sobre los efectos de una retirada conjunta de la presencia diplomática europea, que incluye una delegación de la Comisión Europea.

'Tendremos que esperar a los plazos marcados y a la vuelta del presidente Zelaya' al país, aseguraron a Público fuentes diplomáticas. Eso sí, la decisión de ir más lejos podría precipitarse si se suceden los episodios violentos. Sin embargo, en una entrevista concedida anoche a Radio Nacional, Moratinos aseguró que 'todas las embajadas europeas en Tegucigalpa han decidido retirar a los embajadores acreditados allí'.

Los Veintisiete adoptaron ayer otras dos medidas de presión contra el régimen impuesto en el país. La UE ha ordenado a todos los diplomáticos europeos que 'no mantengan contactos políticos, sino sólo técnicos', con las nuevas autoridades.

Además, el Consejo y la Comisión han decidido suspender las negociaciones de un tratado de asociación con Centroamérica, muy avanzadas, que la semana que viene deberían celebrar en Bruselas una octava ronda de contactos antes de su finalización, prevista para fin de año.

El acuerdo, que también incluye a Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá, tenía previsto establecer una zona de libre comercio entre las dos regiones. El acuerdo, según explica la Comisión, no se da por perdido y multiplicará la cooperación económica con Guatemala, a quien Bruselas dedica 223 millones de euros entre 2007 y 2013 en concepto de ayuda para el desarrollo.