Público
Público

España gana poder en el FMI y consigue un 2% de cuota

China y otros países emergentes logran un mayor peso en el organismo 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El FMI también se adapta a la nueva realidad económica mundial. El Consejo Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó ayer una nueva fórmula para el reparto de poder en el organismo, que reconoce la creciente importancia de los países emergentes y que, de paso, permite ganar influencia a España, a la que se asigna el 2% de la cuota total. España contaba hasta ahora con un peso (poder de voto) del 1,4%, con lo que ocupa la posición decimosexta en el organismo. Con la reforma aprobada hoy, su posición sube tres puestos, hasta el decimotercero.

El 2% es una vieja reivindicación de España, que se consideraba subrepresentada en los órganos de decisión de la institución. España es además, curiosamente, uno de los pocos países desarrollados que gana influencia en la nueva distribución. En realidad, la reforma está ideada para otorgar mayor peso en el FMI a las economías emergentes, de acuerdo con su creciente importancia en el mapamundi de la economía mundial.

Strauss-Kahn dice que es una «reforma histórica de la institución»

Ese es el compromiso al que se llegó en la reunión de ministros de Economía y Finanzas del G-20 celebrada hace dos semanas en Corea del Sur, en la que se acordó que habría un trasvase de más de seis puntos porcentuales de representación de los países desarrollados a los emergentes y que quedó aprobado ayer en Washington.

El país más beneficiado con el nuevo reparto es China, que se convierte de golpe en el tercer miembro más influyente del FMI, al pasar su cuota del 2,98% al 6,39%. India, Brasil, México y Corea también avanzan significativamente en el ranking.

España es de los pocos países desarrollados que eleva su posición

Entre los países desarrollados, tanto Estados Unidos como Japón mantienen prácticamente invariables sus cuotas de representación y siguen siendo también los miembros del Fondo con más peso, con el 17,41% y el 6,46%, respectivamente. Entre los que pierden cuota están Alemania, Francia, Reino Unido e Italia. Holanda y Bélgica, que tenían una representación no proporcionada a su tamaño, también ceden capacidad de influencia.

Para el director gerente del organismo, Dominique Strauss-Kahn, esta reforma supone, en su conjunto, 'un incremento importantísimo de la representación de los mercados emergentes y países en vías de desarrollo' y, en términos generales, 'una reforma histórica de la institución'. Según Strauss-Kahn, la nueva distribución de poder asegura que los principales miembros sean también las mayores economías del mundo. Además, el director gerente expresó su deseo de que el reconocimiento del mayor papel de China suponga también que sus autoridades asuman más responsabilidad en la gestión de la economía global, lo cual fue interpretado ayer en algunos círculos como un llamamiento sutil a Pekín para que sea más cooperativo en los foros internacionales.

La reforma no supone solo un cambio en los sistemas de decisión. Además, incluye un aumento notable de los recursos del organismo, ya que 110 de los 187 países del FMI incrementarán su contribución con el objetivo de duplicar la aportación económica de los miembros, la principal fuente de ingresos de la institución, hasta alcanzar los 755.700 millones de dólares (unos 538.500 millones de euros).

Las modificaciones entrarán en vigor tras recibir la aprobación final de la Junta de Gobernadores del FMI, el principal organismo decisorio de la institución, y se traducirán en una remodelación del Consejo Ejecutivo, donde restarán dos asientos a dos economías avanzadas, siempre con su consentimiento, para ser sustituidos por dos países emergentes. España no resultará afectada por esta medida, ya que comparte silla rotatoria con varios países latinoamericanos.

Además, la reforma requiere la aprobación del 85% de los países miembros, lo cual llevará aparejado en muchos casos el voto favorable de los parlamentos nacionales.

DISPLAY CONNECTORS, SL.