Público
Público

España inicia una ofensiva diplomática contra Batasuna

El Gobierno envía a las embajadas la sentencia de Estrasburgo a favor de la ilegalización

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno ha comenzado a utilizar la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que avala la ilegalización de Batasuna para desplegar una ofensiva diplomática que extinga los pocos apoyos políticos que le quedan a ETA y Batasuna en el exterior.

Los embajadores españoles están recibiendo estos días una copia de la sentencia que da la razón al Estado en la ilegalización de Batasuna, para que den a conocer su contenido allá donde estén destinados, según informa Europa Press citando fuentes gubernamentales.

Argumentos como que Batasuna tenía por objetivo 'completar y apoyar políticamente la acción de organizaciones terroristas para perturbar el orden constitucional y alterar gravemente la paz pública', o que su ilegalización suponía 'una necesidad social imperiosa', recogidos en la sentencia, no pasan desapercibidos. El Gobierno utiliza esta literalidad apoyado en el prestigio del que goza la Corte de Estrasburgo en todo el mundo para difundir la realidad de ETA y Batasuna a través de las embajadas.

El apoyo exterior a las tesis de ETA ha disminuido progresivamente en los últimos años. Sin embargo, distintas organizaciones europeas y latinoamericanas continúan simpatizando con el brazo político de la banda, cuando no con la propia organización terrorista, al considerar su 'lucha' legítima, dirigida contra un Estado 'opresor' que no deja ejercer a los vascos su derecho a la autodeterminación.

El Gobierno considera que los últimos cartuchos del 'victimismo' de Batasuna en el exterior han quedado mojados con la sentencia del Tribunal de Estrasburgo, que es interpretada como un paso más de la asfixia exterior de ETA y Batasuna. Pero hay otros hechos que le preceden, como la ruptura del último proceso de paz y la ausencia de las marcas de la izquierda abertzale radical en el Parlamento europeo, después de que Iniciativa Internacionalista no consiguiera representación en las últimas elecciones europeas.

Durante la última tregua de ETA, Batasuna logró conformar un grupo de apoyo al denominado proceso de paz conformado por 11 europarlamentarios suecos, holandeses, franceses, escoceses, flamencos, letones, galeses y catalanes. También se formó la Red Gernika por la Autodeterminación, donde además de europeos había mexicanos (este colectivo logró arrancar del Senado mexicano una declaración oficial).

Por otra parte, el Sinn Fein irlandés y el Congreso Nacional Africano (CNA), el partido de Nelson Mandela, mostraron su apoyo al proceso de paz y recibieron a dirigentes de Batasuna en Irlanda y Suráfrica, aunque marcaron distancias con Batasuna tras la abrupta ruptura de la tregua por parte de ETA, que asesinó a dos personas en el aparcamiento de la T4 de Barajas con una potente bomba el 30 de diciembre de 2006.

En realidad, la estrategia diplomática del Gobierno español comenzó una vez roto formalmente el proceso de paz en junio de 2007. El apoyo de algunos gobiernos latinoamericanos a la izquierda abertzale giró con hechos como el ocurrido en el aeropuerto boliviano de La Paz, donde una delegación de Askapena próxima a las tesis del entorno abertzale radical tuvo que regresar a España después de que las autoridades les impidiesen realizar una visita al país.