Publicado: 03.02.2014 08:05 |Actualizado: 03.02.2014 08:05

"España necesita más mujeres como cabeza de lista de los partidos"

La presidenta de la Federación Iberoamericana de Empresarios y Comerciantes en España, Ivette Barreto, insta a las empresas a tomar conciencia de que "es más rentable financiera y socialmente tener a mujeres en puestos di

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ivette Barreto es peruana, aunque lleva nueve años en España. Actualmente es presidenta de la asociación fundada por mujeres emprendedoras migrantes, Ameib Pachamama, que en quechua significa "madre tierra", "origen". Además es presidenta de la Federación Iberoamericana de Empresarios y Comerciantes en España y premio 100 Latinos 2013-2014.

En la Federación que preside, tanto usted como la vicepresidenta son mujeres. ¿Es ésta una situación poco usual?, ¿cómo ve la discriminación de las mujeres en el mundo de la empresa?

Hemos logrado muchos avances en el campo de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, pero aún queda mucho por hacer. Proponemos mayor visibilidad y empoderamiento de la mujer en todos los aspectos: político, social y empresarial. Un ejemplo es nuestra federación aunque, desafortunadamente, no suele ocurrir mucho.

El año pasado, el Parlamento Europeo introdujo unas cuotas para aumentar la presencia de mujeres en mandos intermedios y de alta dirección. ¿Cree que son necesarias en el siglo XXI?

Me gustaría decir que no, que las mujeres deberían estar en esos puestos por mérito propio y no por unas cuotas predeterminadas. Sin embargo, todavía es imposible tener el puesto relevante que nos merecemos, por lo que en este proceso de transformación todavía debemos seguir apostando por estas cuotas. Esperemos que en un futuro próximo puedan desaparecer y las mujeres puedan estar en el puesto que se merecen, no por una cifra predeterminada, sino porque realmente lo valen.

"El machismo en Latinoamérica es el resultado de cómo hemos educado a nuestros hijos e hijas"

La propuesta de la Comisión Europea era imponer un 35% de mujeres directivas en 2015 y un 40% en 2020. ¿Por qué cree que el objetivo no alcanza el 50%?

En las últimas cifras que propuso el Parlamento Europeo hablaba de ese 40% de participación de la mujer con presencia institucional y siempre me pregunté eso, ¿por qué nunca hablan de un 50% ? Me parece algo obvio, aunque sea a nivel de decisiones políticas o estimaciones. ¿Por qué no está esa paridad encima de la mesa? Me queda esa duda abierta. Sin embargo, entiendo que todo es un camino que debemos construir. En primer lugar, las mujeres nos lo tenemos que creer, reconocer cuál es nuestro valor, nuestro papel y luchar por ello. No hemos sabido organizar el ecosistema para que dentro de la sociedad no seamos un 50%, sino que seamos un todo, que no hablemos de igualdad solamente de las mujeres, porque el problema es para el 100%, nos afecta a todos.

¿Cree entonces que es necesaria una discriminación positiva para que éste sea un problema del que todos formemos parte en igualdad de condiciones?

Sinceramente, no debería existir, pero ahora la necesitamos para poder alcanzar lo que nos merecemos en igualdad de condiciones. En muchos casos no es necesario pero, por desgracia, en muchos otros sí.  Mientras las sociedades continúen así, necesitamos estas herramientas para construir un mundo igualitario, pero no es el objetivo, no debería de existir ni la discriminación positiva ni las cuotas del Parlamento Europeo.

¿Cómo ve a España en este sentido? ¿Cree que se cumplen las cuotas?

Todo cuando es obligatorio y reglamentario genera poco cumplimiento, hecha la ley, hecha la trampa. Tiene que haber un proceso de interiorización, de sensibilización, un reconocimiento de que la necesidad es inminente. Es necesario que las empresas tomen conciencia de que es más rentable tener a mujeres en puestos directivos que no tenerlas. Según los estudios, abandonamos menos nuestros objetivos finales y somos más perseverantes. Tener mujeres en altos entornos es rentable financiera y socialmente. Cuando existe una reglamentación rígida al respecto, el ser humano tiende a irse por las ramas, por lo que el tema es mucho más profundo, más cultural, más de educación.

"Unas políticas públicas que no favorecen a las mujeres hace que seamos más vulnerables" 

¿Cree que España es un referente en materia de igualdad?

Ha habido un cambio total desde 1975 hasta la fecha. Desde una represión a un logro de libertad casi total en muy poco tiempo. Lo primero es la formación, la educación, hay que reconocer que hay unos valores detrás de todo ello y en España siguen existiendo. Se ha avanzado mucho pero, por ejemplo, hay países del norte de Europa mucho más adelantados en esta materia.

Esos valores se han vuelto a poner sobre la mesa con el tema del aborto...

Sí, este es un tema muy sensible que yo englobaría más bien con los Derechos Humanos. Lo que las mujeres necesitamos es tener la posibilidad de que sean garantizados nuestros derechos en todos los ámbitos, no sólo hablar de un tema específico, sino en general de la sanidad, de la educación, de la conciliación de la vida familiar y laboral... es mucho más amplio. Nuestra sociedad está totalmente masculinizada, tal y como vemos en este tema o todos los días en las noticias y periódicos, tenemos que empoderar y visibilizar a las mujeres que están haciendo mucho por este país, por el mundo. Es un tema de cambio de mentalidad, en el que la sociedad somos un todo. Hay que dejar de pensar de forma individual o sobre unos valores concretos.

¿En qué punto se encuentra el machismo, incluso entre mujeres, que existe en su país?

Tú misma lo has dicho en la pregunta, el problema seguimos siendo muchas veces nosotras mismas, también de forma indirecta. Somos responsables en gran medida del pensamiento y el comportamiento de nuestros hijos e hijas. Lo que estamos viendo ahora es el resultado de cómo los hemos educado. Sigue habiendo machismo en Latinoamérica, mucho más que aquí, sobre todo en las regiones menos favorecidas, donde hay menos acceso a formación e información, el problema de siempre. Mientras tengamos una población poco educada y culturalmente desfavorecida, esto será y seguirá siendo un círculo vicioso, continuaremos en estas ondas de machismo, de maltrato o de violencia que desgraciadamente tenemos que ver cada día en el mundo.

"Las cuotas son necesarias porque todavía es imposible tener el puesto relevante que nos merecemos"

¿No se refleja en la educación y la ciudadanía el hecho de que Latinoamérica sea uno de los territorios con más mujeres en el poder?

Ojalá fuese así y ojalá hubiese más mujeres presidentas y con cargos políticos y empresariales. En Latinoamérica hay muchísimo que hacer todavía, aún no se puede comparar el grado de avance de la sociedad igualitaria española con la peruana por ejemplo, si hablamos de mi país. Hay todavía mucha más discriminación, el techo de cristal es mucho más obvio. Hay otras problemáticas, otras necesidades y es otra la realidad de la mujer que emprende un negocio en países latinoamericanos.

Sin embargo, puede ser un primer paso el hecho de que lleguen cuatro mujeres a la presidencia de países Latinoamericanos.

Evidentemente, es un cambio que se está produciendo, pero queda mucho por hacer y de forma urgente. Los ejemplos que tenemos de presidentas son un orgullo para toda Latinoamérica, yo también deseo que llege al Gobierno de mi país una mujer. Ciertamente visibilizan y empoderan a la mujer, y las demás nos vemos reflejadas en ellas por lo que es muy positivo, claro que sí.

A nivel mundial, ¿en qué se nota que haya mujeres en el poder?

Deberían existir más mujeres en el poder, que no se cuenten con los dedos de la mano. Siguen sin ser cuantitativamente significativas en comparación con los hombres. Las  que están en el poder por supuesto que ejercen influencia positiva. En España cada vez hay más mujeres accediendo a puestos importantes, sobre todo en los partidos políticos de mayor relevancia. Tienen muchas cosas que decir y las dicen fuerte y claro, estemos o no de acuerdo con sus ideas. A pesar de esto, faltan mujeres que estén en cabeza de lista de los partidos, son una clara minoría, aunque llegará el momento en que toda la sociedad nos daremos cuenta de que aportan mucho valor agregado. En un futuro no muy lejano seguro que tendremos en España una presidenta de gobierno.

¿Cree que las mujeres salen pero paradas que los hombres en tiempos de crisis?

En estas situaciones tan complicadas, siempre salen desfavorecidos los que la sociedad tiene como más débiles. Además, nos encontramos con que hay recortes sociales con respecto, por ejemplo, a Ley de Dependencia u otras ayudas. Esto, por supuesto, les afecta como trabajadoras, como empresarias. Además, los trabajos más precarios o las medias jornadas casi siempre se ofrecen a mujeres, son recortes de derechos sociales y así no podemos llegar a una igualdad. Unas políticas públicas que no favorecen a las mujeres hace que seamos más vulnerables.