Público
Público

España paga un coste extra de 31.400 millones

Blanco asegura que el viernes se aprobarán medidas para mejorar la confianza en el país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La prima de riesgo o diferencial frente al bono alemán es uno de los términos que ha puesto de moda la crisis. Es la cuantía de más que tiene que pagar España para conseguir que los inversores compren su deuda y no elijan la germana. El presidente del BBVA, Francisco González, puso ayer cifra a los desmanes de este indi-cador. España paga 12.400 millones de más al año por cada cien puntos básicos de diferencial. Al cierre de ayer se situó en 253 puntos, prácticamente el mismo nivel del viernes, aunque después de haber vivido una jornada convulsa por el miedo a las consecuencias de una posible quiebra de Grecia. Eso supone que el país (tanto en la deuda pública como en la privada) tiene un coste extra anual de casi 31.400 millones por los excesos de la prima de riesgo, que ahora está fijada prácticamente por la especulación, ya que, según los expertos, si dependiera únicamente de la realidad de ambas economías debería estar situada en torno a 80 puntos básicos.

Ese coste que se paga de más al año duplica los 15.000 millones de recortes extra que tuvo que aplicar el Gobierno de Zapatero en mayo del año pasado para tranquilizar a los especuladores (y a Alemania) y que dejaran de intentar que España llegara a necesitar un rescate. González calculó que con los 12.400 millones de cien puntos se podrían pagar todas las infraestructuras previstas para este año y crear 160.000 empleos.

Y aunque esta situación depende básicamente de los especuladores, González reclamó ayer al Gobierno que intente rebajar la prima de forma urgente con medidas de disciplina fiscal, financiera y laboral. 'No podemos conformarnos con estos niveles porque limitan nuestro crecimiento y bloquean la creación de empleo', dijo el banquero, quien también reclamó transparencia en la situación económica real de todas las administraciones autonómicas y locales.

El presidente del BBVA, que llegó al cargo de la mano de José María Aznar, echó un buen rapapolvo al Gobierno por haber 'perdido un tiempo precioso' para hacer las reformas y haber esperado a que se solucionara todo con el cambio de ciclo, algo que no ha ocurrido. A su juicio, ahora ha de hacer todo muy deprisa porque la situación es 'especialmente delicada'.

El ministro de Fomento, José Blanco, anunció que el Ejecutivo tomará este viernes algunas medidas para mejorar la confianza de España en los mercados, aunque se negó a concretar de qué tipo. Lo que sí admitió fue que deberían haber tomado medidas antes, tan pronto como en la primera legislatura, cuando no deberían haber dejado crecer tanto la burbuja inmobiliaria y el crédito.

También se unió ayer el gobernador del Banco de Espa-ña, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, al coro de los que piden nuevas medidas. Exigió tomar 'decisiones cruciales' porque los problemas a los que se enfrenta España no admiten 'soluciones sencillas o inmediatas'.