Público
Público

España pone la guinda al mágico 2008

La 'Roja' cierra, con su victoria ante Chile, un año en el que continúa invicta, se ha proclamado campeona de Europa y se ha consolidado como la mejor selección del mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección española de fútbol cerró con su triunfo ante Chile (3-0) en Villarreal su mejor año de la historia, el 2008, en el que conquistó la Eurocopa de Austria y Suiza, aupándose al primer puesto del ránking FIFA con una inmaculada racha de quince victorias en dieciséis partidos.

España cierra el año consolidada como la mejor selección del mundo, con un estilo asociado al toque y el buen fútbol, en un grupo de jugadores, repletos de calidad, formado por Luis Aragonés que mantienen su imagen con Vicente Del Bosque.

Un año repleto de éxitos han conducido a España a firmar números de récord. No pierde desde el 15 de noviembre de 2006, cuando cayó en Cádiz en un amistoso ante Rumanía. Su momento más bajo dio paso al inicio de una racha que se culminó con la conquista de la Eurocopa, con el equipo casi en pleno nominado a los premios FIFPro y tres internacionales entre los cinco favoritos al 'Balón de Oro': Iker Casillas, Xavi Hernández y Fernando Torres.

A los registros como equipo se han ido sumando récords individuales que hablan del momento de España. Los porteros Iker Casillas y Pepe Reina superaron el récord de imbatibilidad de Andoni Zubizarreta y Paco Buyo, para dejarlo en 710 minutos. David Villa se ha convertido en el máximo goleador de la historia en un año natural al marcar doce goles en el 2008, con los que ya es cuarto de la clasificación histórica al superar al mítico Alfredo Di Stéfano.

España encontró el estilo buscado en Dinamarca (13-10-2007). La inoportuna lesión de Fernando Torres hizo innovar a Luis Aragonés, que apostó por los 'jugones' juntando a Xavi, Andrés Iniesta y Cesc Fábregas, con un sólo punta. Se creó un estilo que se potenció en un inmaculado 2008.

Arrancó el año con dos amistosos que servían para despejar dudas. Victorias por la mínima (1-0) ante rivales con los que España estaba destinada a jugarse la Eurocopa: Francia e Italia. Las primeras pistas positivas se tornaron en las dos pruebas previas a la Eurocopa. Los triunfos ante Perú (2-0) y Estados Unidos (1-0), tuvieron menos brillo del esperado y desajustes defensivos.

A la hora de la verdad España fue una máquina de hacer fútbol. Autoridad en el estreno ante Rusia (4-1), poder de reacción con la dosis de suerte que faltaba siempre en grandes citas ante Suecia (2-1) y triunfo con suplentes ante Grecia (2-1).

Daban paso a la hora de la verdad. El momento esperado. Cuartos de final e Italia. Barrera psicológica y un rival ganador. La superioridad futbolística no se reflejó en el marcador. El empate sin goles condujo a los penaltis y el grupo de internacionales españoles demostraron su perdida de complejos. Iker Casillas salvador y Cesc clave, autor del penalti decisivo pese a no haber lanzado en partido oficial desde que era juvenil en La Masía.

Ahuyentados los fantasmas, fue el punto de inflexión. Todos sabían que serían campeones. Rusia, de nuevo, en semifinales (3-0) y la ansiada final ante Alemania (1-0), con Fernando Torres recogiendo el testigo de Marcelino, para dejar en la retina un nuevo precedente de gol histórico.

La transición de Aragonés a Del Bosque respondió a la forma de ser del nuevo seleccionador. Siempre respetuoso, mantuvo la base del éxito con nuevas apariciones que se acoplan con rapidez, como Diego Capel, Andoni Iraola o Fernando Llorente. Maneja el salto a la elite internacional de Bojan Krcic y tiene a las puertas a otros como Juan Mata, Alvaro Negredo o Jesús Navas.

Del Bosque ha prolongado el nivel de juego y éxito alcanzado por la 'roja' en la última etapa de Luis. Cuenta sus partidos por triunfos desde su estreno en Dinamarca (0-3), dando pasos de gigante hacia el Mundial con cuatro victorias (Bosnia, Armenia, Estonia y Bélgica), antes de poner el broche de oro en el amistoso ante Chile.

Instalada en la excelencia. España cierra su año de oro y enfoca el 2009 con el objetivo de la Copa Confederaciones, pero un objetivo mayor en su mente: el Mundial de Sudáfrica 2010. Será el escenario donde se quiere consagrar como la mejor selección del mundo.