Público
Público

España quiere devolver a las farmacéuticas las vacunas sobrantes

Sanidad reconoce que la campaña de inmunización está teniendo una baja respuesta por parte de la ciudadanía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España y Alemania quieren reducir sus pedidos de vacunas contra la influenza pandémica H1N1 e incluso potencialmente devolver a los fabricantes el exceso de suministros debido a la baja respuesta a la campaña de inmunización. La decisión podría afectar las ganancias de las farmacéuticas.

La ministra española de Sanidad, Trinidad Jiménez, dijo que se está negociando con los fabricantes de la vacuna de la gripe H1N1 la devolución de los excedentes, después de que el grupo considerado de riesgo para el virus de la nueva influenza no respondiera como estaba previsto a la campaña de vacunación. 'Estamos hablando con las farmacéuticas' sobre la devolución de las vacunas sobrantes, dijo Jiménez citada por el servicio de noticias especializado APM Health Europe.

'Los contratos firmados con las farmacéuticas a las que se adquirieron las vacunas (GSK, Novartis y Sanofi-Pasteur) incluían cláusulas que permitían devolver las vacunas que no se utilizaran para que las distribuyan a otros países', añadió la ministra española. Un responsable del ministerio dijo a Reuters que en su momento las previsiones de vacunas se hicieron sobre la base de que serían necesarias dos dosis por persona, por lo que era previsible que sobraran vacunas.

Por su parte, el Ministerio de Salud alemán dijo el jueves que algunos estados alemanes han estado hablando con la británica GlaxoSmithKline sobre la reducción de los pedidos de vacunas de H1N1, pero que las conversaciones no habían dado resultados hasta ahora.

El Gobierno federal alemán también iniciará negociaciones en enero con otros países que podrían estar interesados en parte de los excedentes, añadió la cartera. Las autoridades dijeron este mes que querían vender más de 2 millones de dosis por la débil demanda.

Alemania realizó un pedido de 50 millones de dosis a Glaxo, mientras que España compró 22 millones de dosis a Novartis, 14,7 millones a Glaxo y 400.000 a Sanofi-Aventis. Analistas en Morgan Stanley dijeron que se preveía que los ingresos generados por la gripe pandémica H1N1 alcanzaran los 600 millones de dólares para Novartis, 2.200 millones de libras (3.600 millones de dólares) para Glaxo y 750 millones de euros (1.100 millones de dólares) para Sanofi para el último trimestre del 2009 y los tres primeros meses del 2010.

La devolución de las cantidades excedentes de Alemania y España podría reducir los ingresos totales por la pandemia hasta un 15% para estas compañías, añadieron. Ningún responsable de las farmacéuticas estaba inmediatamente disponible para comentar la información.