Público
Público

España rechaza sanciones económicas por el déficit

La vicepresidenta respalda la tasa para crisis bancarias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España defendió ayer el endurecimiento de los límites de deuda y déficit en la Unión Europea, pero descartó sanciones que incluyan la retirada de fondos estructurales y de cohesión. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, entró así en uno de los grandes debates económicos del otoño europeo, que desembocará en octubre en la presentación de una modificación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento que sepa prever y castigar a los países irresponsables con sus finanzas públicas, como Grecia

'Hay que tener mucho cuidado con los fondos estructurales o de cohesión', advirtió. España, que hasta 2013 será receptora neta de fondos comunitarios, se desmarca de la postura de un grupo de países liderados por Alemania, partidario de elaborar una lista de severos castigos, como la suspensión del derecho a voto en los órganos de decisión europeos o la retirada de fondos.

El Gobierno prefiere 'sanciones morales' para los países con números rojos

'Todos hemos aprendido la lección', aseguró Salgado, en referencia a la mayoría de socios de la UE que afrontan un expediente por déficit excesivo. 'Con ese señalamiento ya es suficiente', añadió. Por eso, Salgado prefiere 'sanciones morales' que incluyan señalar con el dedo a los incumplidores del pacto comunitario.

Por otra parte, Salgado se mostró a favor a un nuevo impuesto destinado a que 'si hay crisis futuras' sean 'financiadas por el sector financiero'. Este asunto está hoy sobre la mesa de los ministros de Finanzas de la UE, el Ecofin. La Comisión Europea baraja tres tipos de impuestos: uno destinado a crear fondos para rescatar entidades; una tasa que grave sus actividades y sus activos; y otra sobre cada transacción financiera.

La nueva tasa a la banca generaría en España entre 500 y 1.900 millones

Salgado descartó este último gravamen por las 'grandes dificultades prácticas' de aplicación, en línea con muchos países del G-20, que no están convencidos de su eficacia si no se convierte en una tasa global.

En cuanto a la tasa bancaria, el documento de trabajo de la Comisión Europea estima que España podría recaudar entre 490 y 1.905 millones de euros al año, mientras que el total de la UE llegaría como máximo a los 26.200.

España ya tiene un instrumento destinado a que los bancos nutran su propio colchón anticrisis: el Fondo de Garantía de Depósitos. Sin embargo, siempre que haya un acuerdo europeo, el Gobierno estaría dispuesto 'a considerar una forma de completar ese fondo', según Salgado.