Público
Público

España recibirá el dinero del rescate de la banca el 12 de diciembre

Los ministros del Eurogrupo firman hoy los 39.500 millones para la banca nacionalizadas y para el banco malo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España recibirá los fondos para la recapitalización del sector financiero español, un total de 39.468 millones de euros, desde el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) en torno al próximo 12 de diciembre, según ha informado el Ministerio de Economía y Competitividad. El procedimiento para la recepción de los fondos culmina este lunes con la solicitud formal de 36.968 millones de euros para las cuatro entidades nacionalizadas (BFA-Bankia, Catalunya Banc, NCG Banco y Banco de Valencia), así como los 2.500 millones de euros destinados a la aportación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a la Sareb (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria).

Los ministros de Finanzas de la eurozona aprueban este lunes formalmente. La ayuda de la UE se desbloquea después de que la Comisión y el Banco Central Europeo (BCE), con la asistencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), hayan constatado que España cumple las condiciones exigidas en el memorándum de entendimiento. Sin embargo, Bruselas pide al Gobierno que prosiga con los ajustes y reformas, y sugiere en particular que limite la aplicación del IVA reducido, aumente los impuestos sobre los carburantes y prosiga con la reforma laboral para garantizar la moderación salarial, según se recoge en el informe sobre el rescate bancario.

El pasado miércoles, la Comisión Europea impuso una reducción de tamaño de más del 60% a Bankia, Catalunya Caixa, Banco de Valencia y Novagalicia Banco hasta 2017 como condición para recibir entre las cuatro 37.000 millones de euros. En concreto, Bankia recibirá 17.960 millones de euros, Catalunya Caixa 9.080 millones, Novagalicia Banco 5.425 millones y Banco de Valencia 4.500 millones. La ayuda vendrá en forma de letras a 10 meses y bonos a 18, 24 y 36 meses del mecanismo europeo de estabilidad (MEDE).

Además de estas cantidades, el fondo de rescate inyectará un primer tramo de 2.500 millones de euros a la Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb), el nombre oficial del banco malo, que ya se ha constituido como sociedad anónima con un capital social inicial de 60.000 euros. La ayuda al banco malo llegará en febrero en forma de pagaré, según las fuentes consultadas. Bruselas ha avisado de las 'dificultades' a que se enfrentará la Sareb para vender sus viviendas debido a la competencia de las entidades que no han recibido ayudas públicas y que también quieren desprenderse de su cartera inmobiliaria y pueden ofrecer financiación.

Las exigencias de Bruselas obligarán a las entidades a centrar su modelo de negocio en préstamos al por menor y préstamos a las pymes en sus regiones históricas, abandonando las líneas de créditos a favor de promociones inmobiliarias. También deberán limitar su presencia en el mercado al por mayor. Todos los bancos se han comprometido a ceder algunas participaciones industriales y filiales, que la Comisión ha eludido concretar. El producto de dichas cesiones contribuirá a financiar la reestructuración y, por lo tanto, limitará la necesidad de ayuda adicional, además de reducir las distorsiones de competencia. Además Bankia y Catalunya Caixa cederán los títulos de renta fija que poseen en su cartera de valores negociables y de tesorería. Catalunya Caixa también cederá la totalidad de sus fondos de capital riesgo. Los beneficios deberán dedicarse a la propia reestructuración.

Según los planes de reestructuración aprobados por el Ejecutivo comunitario, los accionistas y titulares de preferentes y deuda subordinada deberán contribuir también a los planes de reestructuración. Su aportación reducirá la ayuda estatal necesaria en alrededor de 10.000 millones de euros, según los cálculos de Bruselas.

Finalmente, todos los bancos se comprometen a limitar las remuneraciones de sus directivos según está previsto ya en la legislación española, no pagar cupón de instrumentos híbridos y no publicitar la ayuda pública ni usarla para prácticas comerciales agresivas. Además, tendrán prohibido realizar adquisiciones.

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, anunció que el próximo 20 de diciembre se aprobará la siguiente tanda de planes de reestructuración (los Banco Mare Nostrum, Banco Caja 3, Liberbank y Ceiss), pero no ha querido cifrar la ayuda del MEDE que necesitarán.

España solicitó el pasado 24 de junio al Eurogrupo la asistencia financiera para la recapitalización de la banca española hasta un máximo de 100.000 millones de euros. Al tiempo, se firmó un Memorando de Entendimiento (MoU) con una serie de compromisos que se están cumpliendo de acuerdo con el calendario previsto. Entre ellos destaca la presentación de los planes de reestructuración por parte de las entidades financieras y la constitución de la Sareb.