Público
Público

España registra dos millones y medio de parados por primera vez en diez años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El incremento del paro en 103.085 personas en agosto ha elevado el desempleo registrado a más de dos millones y medio de personas, una cifra que no se alcanzaba desde febrero de 1998.

La subida del paro fue del 4,2 por ciento con respecto al mes anterior y de casi el 25 por ciento en un año, y hace que al cierre de agosto hubiera registradas como desempleadas 2.530.001 personas.

Este dato, calificado como "objetivamente malo" por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, puede empeorar en los próximos meses, según reconoció la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, al apuntar que la "gravedad" del momento actual, sobre todo en el sector de la construcción, aún "no ha tocado fondo".

Además de la fuerte subida del paro, en agosto la afiliación media a la Seguridad Social bajó en 244.666 trabajadores, el mayor descenso desde 2001, hasta situarse en 19.137.556 personas.

En agosto el paro aumentó en todos los sectores, y especialmente en los servicios con 46.344 parados más (3,28%), seguido de la construcción con 38.531 (9,87%); industria con 15.881 (5,18%), agricultura con 1.826 (2,24%) y el colectivo sin empleo anterior con 503 desempleados más (0,22%).

El desempleo masculino aumentó en 76.089 (el 7 por ciento más que en julio) y alcanzó las 1.162.191 personas, mientras que el femenino se incrementó en 26.996 (el 2 por ciento más) y se situó en 1.367.810 personas.

El paro subió en todas las comunidades autónomas, encabezadas por Andalucía (24.551), Cataluña (20.118) y Comunidad Valenciana (18.888), mientras que bajó en las ciudades autónomas de Melilla (1.278) y Ceuta (287).

Además, en agosto se registraron 1.049.939 contratos, lo que supone un descenso de 237.096 (el 18,4 por ciento menos) respecto a julio.

De esta cantidad, sólo 97.584 contratos fueron de carácter indefinido, el 9,3 por ciento del total, lo que supone una reducción de 29.999 (el 23,51 por ciento) sobre el mes anterior.

Tras conocer estos datos, Zapatero señaló que son una muestra más del "evidente proceso de frenazo y estancamiento de las economías europea y española" y que tiene como efecto más negativo la reducción de las expectativas de creación de empleo y el aumento del paro.

No obstante, reiteró que este incremento del desempleo se produce en un momento en el que hay 20 millones de españoles trabajando, por lo que se parte "de una situación mejor en términos históricos que en cualquier periodo de la democracia".

Asimismo anunció que en su comparecencia en el Congreso la semana que viene presentará nuevas medidas de empleo destinadas a los trabajadores de la construcción que han perdido su puesto de trabajo debido a la crisis económica.

Según la secretaria general de Empleo, el Gobierno presentará en la Mesa del Diálogo Social un Plan de Empleo para 2009 al que podrán acceder más de 100.000 personas, con programas que combinarán empleo y formación, dirigidos a actividades como la rehabilitación de viviendas o la mejora de los espacios públicos, la prevención de incendios o servicios a colectivos con especial dificultad.

Sobre el dato de hoy también opinó el titular de Trabajo e Inmigración, quien reconoció por su parte que el aumento del paro "es negativo", aunque subrayó que "está dentro de las previsiones del Gobierno".

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, aseguró por su parte que más del 95 por ciento de la caída en la afiliación social de este mes "se debe a motivos estacionales".

En la oposición, el presidente del PP, Mariano Rajoy, calificó de "enormemente negativo" el aumento del paro, lo que supone "la cara dramática" de la actual situación, que "se le ha ido de las manos" al presidente del Gobierno, al que exigió que en su comparecencia en el Congreso "diga la verdad" sobre la crisis económica.

Desde los sindicatos, CCOO exigió a las administraciones públicas y al sector privado "mayores esfuerzos" para reactivar la actividad económica y la inversión productiva, ante "las malas" perspectivas futuras del mercado de trabajo.