Público
Público

España puede ser relevada de su segundo puesto del turismo mundial por EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Madrid, 27 ene (EFECOM).- España puede perder en 2008 su segunda posición en el ránking mundial de llegadas de turistas internacionales frente a EEUU, el mismo país al que relevó de dicha posición tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, señaló hoy la Organización Mundial del Turismo (OMT).

No obstante, aún faltan datos definitivos del cierre de 2008 de varios países que ocupan, junto a España, puestos de cabeza, como Francia, Italia o EEUU, en cuyo caso, los resultados no se conocerán hasta el próximo mes de abril.

A la espera de esos datos, la OMT anticipó hoy, en rueda de prensa, que España puede bajar al tercer puesto, ya que finalizó el 2008 con 57,4 millones de turistas, lo que supone un 2,6% menos, mientras que en EEUU se prevé una evolución positiva en 2008.

España ha sido hasta ahora el segundo destino mundial tanto por llegadas de turistas internacionales como por ingresos turísticos, tan sólo por detrás de Francia y EEUU, respectivamente.

Aunque la OMT descartó importantes relevos en el ránking mundial en 2008, este año puede haber cambios debido a que Europa, junto con las Américas, será la región más afectada por la crisis en términos de resultados generales del turismo.

Esto se debe a que la mayor parte de sus mercados emisores están ya, o están entrando, en recesión y, de hecho, fue la única zona que sufrió un estancamiento en el conjunto de 2008, tras una caída del 3% en el segundo semestre.

En Asia y el Pacífico, así como en África y Oriente Medio, se espera obtener resultados positivos, aunque el crecimiento seguirá siendo mucho más lento en comparación con los resultados de la región en años precedentes, dado que la desaceleración en las economías avanzadas se está extendiendo ya a los grandes mercados emergentes como China, India y Brasil.

No obstante, el secretario general adjunto de la OMT, Taleb Rifai, indicó que es muy difícil hacer previsiones sobre la marcha del turismo, ya que "estamos ante una crisis mucho más grave que las anteriores por las que ha pasado el sector".

El turismo mundial aún cerró el pasado año con 924 millones de turistas internacionales, 16 millones más o un 2% más que en 2007, pero este año su crecimiento se verá afectado por la crisis, que irrumpió en el sector más tarde que en el resto de industrias, al hacerlo en la segunda mitad del ejercicio.

Como todo apunta a que el turbulento escenario económico se mantendrá en 2009, la OMT prevé un estancamiento del turismo mundial durante el presente ejercicio o, incluso, una ligera caída que podría oscilar entre un 1 y un 2 por ciento.

Además, estas estimaciones pueden ampliarse en un 1% tanto hacia arriba como hacia abajo, agregó el subsecretario general de la OMT, Geoffrey Lipman.

En su opinión, "de aquí a cuatro años" la industria turística volverá a estar bien y llegará a los 1.600 millones de turistas internacionales previstos por la organización para 2020.

En cuanto a los ingresos por turismo que habitualmente han ido en sintonía con la evolución de las llegadas, la situación puede cambiar, ya que la tendencia a estancias cortas en el país de destino, que se ha acentuado en los últimos meses de 2008, se mantendrá en el presente ejercicio.

No obstante, Lipman destacó que el actual debilitamiento del crecimiento del turismo internacional se produce después de cuatro años de resultados "sin precedentes", con un crecimiento medio de un 7 por ciento anual, muy por encima de la tendencia a largo plazo del 4 por ciento.

En 2008, la evolución positiva se debe al incremento del 5% del número de turistas registrado en el primer semestre del año, que pudo compensar el retroceso del 1% que se produjo en la segunda mitad del ejercicio.

Las regiones que lograron los mejores resultados en 2008 fueron Oriente Medio, con un aumento del 11%; África, con un 5%, y las Américas, con un 4%, y, a pesar de la desaceleración general, varios destinos tuvieron una evolución muy positiva, entre ellos, Egipto y Turquía, que compiten con España en turismo vacacional.