Público
Público

España rentabiliza su transparencia en el test de estrés

El Tesoro celebra la mejor subasta de letras del año. La bolsa recupera el nivel de abril. El riesgo país vuelve a bajar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Esforzarse para los exámenes de estrés ha tenido su recompensa. Así lo está demostrando la evolución de los mercados españoles, especialmente en la jornada de hoy. Los buenos resultados del sector financiero y un resultado excelente en la subasta de letras del Tesoro impulsaron al Ibex 35, que cerró con una revalorización del 1,32%. Lo que hizo bajar el riesgo país hasta los 137 puntos básicos.

'La subasta ha sido muy positiva, tanto desde el punto de vista del volumen demandado como desde el precio', asegura Miguel Arregui, gestor de renta fija de Analistas Financieros Internacionales. La emisión de ayer cumplió de sobra las expectativas. Se colocaron 3.429 millones de euros, cerca del máximo previsto, con una demanda que superó con creces la oferta. En el caso de las letras a tres meses, en más de cinco veces. La demanda de las letras a seis meses fue de 5.416 millones, para los 2.457 millones adjudicados.

La relajación de las exigencias de liquidez animan al sector financiero

La avalancha de peticiones provocó, como ya ocurriera en la emisión de la semana pasada, una caída de los tipos de interés hasta el 0,699% en el caso de las letras a tres meses, frente al 0,950% de la emisión anterior de similares características. Las letras a seis meses, se pagaron al 1,17% frente al 1,65% fijado en la emisión anterior.

Los expertos han destacado que por primera vez en muchos meses el precio que ha pagado el Tesoro ha sido menor que el del mercado secundario. Esta bajada de los intereses de la deuda es el resultado más palpable del esfuerzo de transparencia realizado por la banca española en los test de estrés. 'Más allá de eso, lo ocurrido en julio ha demostrado que el Tesoro español tiene suficiente fuerza para financiarse incluso en las condiciones extremas que ha tenido que soportar', asegura Arregui.

Uno de los principales argumentos que esgrimían los especuladores que apostaban a la baja allá por mayo, era que España no iba a ser capaz de hacer frente a los vencimientos de 24.600 millones de euros previstos para julio. Tras la emisión de ayer, se han captado en los mercados 22.000 millones, y el resto se ha cubierto con remanente, con lo que el Tesoro da por zanjadas las operaciones de financiación de julio y saca pecho ante los que dudaron de su capacidad.

El banco suizo UBS sube un 11% y lidera las subidas de la banca europea

No se espera que vuelvan las tensiones en el mercado de deuda pública española, al menos durante lo que queda de año. Los vencimientos previstos para los próximos cinco meses no llegan a los 30.000 millones de euros. Hay que esperar hasta abril de 2011 para encontrar una refinanciación de gran calado, como es la de un bono de 15.500 millones. Algunos expertos del sector apuntan que tal vez esa pueda ser una excusa para que se retomen las apuestas bajistas.

Fueron esas apuestas a la baja las que llevaron al diferencial entre el bono español a diez años a marcar máximos de 221 puntos básicos el pasado 16 de junio. Ayer, en cambio, esa referencia del riesgo país había cedido hasta los 137 puntos básicos. En la misma línea se comportaron los indicadores de riesgo país del resto de la Europa periférica, la más castigada en los últimos meses.

El primer objetivo de los test de estrés está conseguido. Los inversores parecen haber pasado la página del problema de la deuda pública europea y ahora centran su interés en otras noticias, principalmente en resultados empresariales y datos macroeconómicos.

Ayer todas las bolsas europeas se dieron un baño de ganancias apoyadas en los buenos resultados presentados por los bancos. En Europa, sorprendieron UBS y Deustche Bank, y en España, Banco Popular. Las acciones del banco suizo se dispararon en bolsa por encima del 11%. Más de un 10% ganaron los principales bancos franceses Société Genéralé y Crédit Agricole. 'El resultado del test de estrés todavía cotiza en positivo, pero estas fuertes subidas se deben a la relajación de las exigencias de captación de capital anunciadas por Basilea III', explica Alberto Castillo, analista de Capital Bolsa.

La fiesta del sector financiero impulsó especialmente al mercado español. Banco Popular lideró la subida del Ibex 35 que alcanzó los 10.645 puntos, su nivel más alto desde el 10 de abril. Apenas recogió la tendencia negativa que dominó en Wall Street en las primeras horas tras conocerse los malos datos de confianza de los consumidores estadounidenses.