Público
Público

España salda con éxito la subasta y paga un 38% menos por su deuda

El Tesoro coloca 3.500 millones, el máximo previsto, en bonos a dos, tres y cuatro años. El IBEX también celebra el anuncio de Draghi con una subida de casi el 5%.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tesoro Público colocó este jueves 3.500 millones de euros, el importe máximo previsto, en bonos a dos, tres y cuatro años (con vencimiento en 2014, 2015 y 2016). La cita ha sido propicia para el Tesoro pues ha pagado entre un 22% y un 38% menos de intereses que en anteriores y similares subastas.

De los 3.500 millones de euros adjudicados, 682,35 lo han sido a 1,7 años con un interés marginal del 2,946%, el 38% menos del 4,791% aplicado en la anterior puja. Otros 1.426,56 millones a tres años se colocaron con una rentabilidad del 3,774%, un 27% inferior al 5,197% precedente.

Los 1.392,04 millones de euros colocados en bonos a cuatro años se han adjudicado al 4,694%, lo que supone un descenso del 22% en la rentabilidad desde el 6,059% anterior.

Las solicitudes de las entidades han sumado 6.467 millones de euros, lo que supone que el ratio de cobertura, que es la proporción entre la demanda y el importe finalmente adjudicado, ha sido de 1,8 veces, una cifra modesta si bien es superior al 1,1 que consiguió ayer el Tesoro alemán en una colocación de deuda a diez años.

La de hoy es la segunda subasta de deuda en la que el Tesoro Público logra pagar menos por la colocación, después de que el pasado 28 de agosto colocara 3.600 millones en letras al interés más bajo desde mayo.

La rebaja de la rentabilidad ha sido posible, según los analistas, por la certeza de que el Banco Central Europeo (BCE) iba a comprar deuda soberana de países como España o Italia, para aliviar así sus costes de financiación.

Y es que el llamado efecto Draghi está dando confianza a los mercados. Poco después de las 10:30 horas, la prima española bajaba 20 puntos básicos respecto al cierre del día anterior: de 492 a 472. Pasadas las 11:00 horas rebotaba hasta los 476, aunque posteriormente rebotaba hasta los 480 puntos básicos.

Pero donde más se ha notado el efecto Draghi ha sido en el IBEX-35: gracias al anuncio del BCE, el IBEX-35 cerró la sesión de este jueves con una subida del 4,1%, la mayor de las bolsas europeas, que también han celebrado la decisión del supervisor europeo aunque con menos euforia. El selectivo español se situó al final de la jornada en 7.800 puntos, con lo que volvía a los niveles de abril. 

Las pérdidas anuales acumuladas descendían al 8,7%.  Solo dos valores del Ibex -BME (-2,13%) y Bankia (-1,01%)- se perdieron la fiesta, de la que disfrutaron especialmente Mapfre (+10,38%), Repsol (+7,29%) y Sabadell (+6,96%).