Público
Público

España, satisfecha con el elevado consenso en educación y frente a golpistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La delegación española presidida por el Rey Juan Carlos considera muy positivo el resultado de la XX Cumbre Iberoamericana y valora el alto grado de consenso con que los socios acordaron actuaciones concretas para la mejora de la educación y la respuesta a intentonas golpistas en la región.

España se esforzó asimismo en reafirmar su compromiso con la consolidación del espacio iberoamericano en una cumbre marcada por la ausencia del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien permaneció en Madrid para gestionar la aprobación de nuevas medidas económicas y negociar con el resto de líderes de la UE una respuesta europea a la crisis económica y financiera.

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, que sustituyó a Rodríguez Zapatero en todas las reuniones de la cumbre, insistió hoy en asegurar a los periodistas que los socios iberoamericanos "entendieron perfectamente" los motivos que obligaron al jefe del Ejecutivo a cancelar su asistencia para "atajar la especulación de los mercados".

Esta ausencia impidió precisamente que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, expusiera junto al primer ministro portugués, José Sócrates, el mensaje de confianza en la solidez económica de Europa que tenía previsto trasladar a sus socios del otro lado del Atlántico en el debate privado posterior al almuerzo de hoy, que finalmente se suspendió.

El escenario económico y social se complicó mientras en España con una imprevista huelga encubierta de los controladores aéreos que paralizó durante horas todos los vuelos civiles del país y que obligó a la ministra Jiménez a dar explicaciones a los presidentes y cancilleres iberoamericanos.

Al margen de estas y otras circunstancias sobrevenidas, como las filtraciones de cables de la diplomacia estadounidense o los últimos episodios de tensión entre España y Marruecos, que Jiménez trató con el jefe de la delegación marroquí presente en Mar del Plata, la atención española se centró en concretar las ayudas para la puesta en marcha de los proyectos educativos de la cumbre.

En una conferencia de prensa, la ministra española se mostró satisfecha al destacar que ya hay acuerdos concretos para el desarrollo del programa Metas 2021, entre los que figuran dos convenios con Unicef y Telefónica, por importe de 500 millones de euros cada uno, y un tercero de 400 millones suscrito con el BBVA.

Tanto el Rey como Jiménez han reafirmado en Mar del Plata el compromiso de España con la mejora de la educación en Iberoamérica, un objetivo al que este país ha destinado hasta ahora un promedio anual de 137 millones de euros -el 10 por ciento de la ayuda oficial para esta región-, esfuerzo que mantendrá en el futuro.

En los debates sobre esta materia ha participado el ministro español de Educación, Ángel Gabilondo, quien ha querido dejar claro que en Mar del Plata no se ha aprobado una mera declaración de intenciones, sino que se ha articulado un completo proyecto educativo que abarca todas las etapas de la enseñanza con instrumentos concretos para garantizar su aplicación.

Además, Jiménez se ha felicitado por el consenso logrado en apoyo de la "cláusula democrática", que prevé suspender del mecanismo iberoamericano a los países donde se quiebre la institucionalidad democrática, lo que, a juicio de la ministra, supone una "inflexión política de gran calado" y aporta una "nueva dimensión política" a la comunidad iberoamericana.

Mas allá de los debates centrales de la cumbre, la cita de Mar del Plata ha permitido a España contribuir al diálogo entre Nicaragua y Costa Rica para avanzar hacia una solución del litigio r fronterizo que enfrenta a ambos países.

En el desayuno de trabajo que, como cada año, reúne a la delegación española con los países iberoamericanos, España ha mostrado su plena disposición a participar en un Grupo de Países Amigos que pueda ayudar a "recuperar el clima de confianza necesario" entre las dos naciones.

Antes de que los Reyes abandonaran Mar del Plata para regresar a España, Don Juan Carlos ha tenido ocasión de celebrar reuniones bilaterales con cuatro presidentes iberoamericanos: el peruano Alan García, el colombiano Juan Manuel Santos, el ecuatoriano Rafael Correa y el chileno Sebastián Pîñera, que aceptó una invitación para visitar Madrid la próxima primavera.