Publicado: 15.04.2014 12:18 |Actualizado: 15.04.2014 12:18

España, el segundo país europeo que menos reduce la pobreza infantil

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

España es el segundo país europeo, por detrás de Grecia, que menor capacidad tiene para reducir la tasa de pobreza infantil a través de sus ayudas sociales. Antes de estas prestaciones, un 36,8% de niños y niñas estaban bajo el umbral de la pobreza, una cifra que tan sólo ha bajado un 6,9%, hasta el 29,9%, tras las ayudas sociales. "Esta cifra muestra el fracaso de la estrategia política y de ayudas que se da en España. Si comparamos estos datos con Irlanda, un país que ha sufrido una situación económica similar,  sus prestaciones sociales han conseguido reducir la pobreza infantil de un 49,1% a 17,1%, 32 puntos, tiene una estrategia muy concentrada en los niños que abarca todo el ciclo de la infancia y todos los ámbitos, algo que no se ve en España", afirma Ester Asin Martínez, Directora y Representante ante la Unión Europea de Save the Children, en la presentación del informe.

Estos datos ratifican el informe publicado por Cáritas, que ponía de manifiesto que España es el segundo país de la Unión Europea (UE) con el mayor índice de pobreza infantil, superado sólo por Rumanía, y que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro afirmó que "no se correspondía con la realidad". "Nosotros hablamos de lo que vemos y las estadísticas oficiales, el ministro no puede pretender que no se vea", afirmaba Asin. 

Irlanda ha conseguido reducir la pobreza infantil un 32% , España tan sólo un 6,9%

Actualmente cerca de 27 millones de niños y niñas en toda Europa están en riesgo de pobreza o exclusión social, en España la cifra asciende a más de 2.800.000 de niños y niñas, un 33,8%. "La crisis económica ha afectado severamente a la situación de los niños y niñas en todos los países europeos, incluso en los tradicionalmente igualitarios países nórdicos, la pobreza infantil no tiene pasaporte, nadie está a salvo", afirma Asin. "Entre 2008 y 2012 la cifra europea aumentó en un millón, de ellos 500.000 entre 2011 y 2012, lo que muestra los efectos de la crisis financiera y posiciona al continente muy lejos de alcanzar sus objetivos de reducción de pobreza para 2020.

Según Andrés Conde, Director General de Save the Children,los tres colectivos más vulnerables son "las familias monoparentales, que en España un 81% están encabezadas por mujeres, los niños y niñas con padres extranjeros y los pequeños cuyos padres tienen estudios muy bajos", afirma. "Los niños con padres de baja intensidad laboral, que trabajan pocas horas o no tienen empleo, tienen un 56,7% más de probabilidades de estar en riesgo de pobreza o exclusión social, aunque cada vez más se observa este riesgo en niños con padres de alta intensidad laboral debido al empleo precario", sentenciaba Conde

Estos datos ratifican el informe de Cáritas y contradicen a MontoroConde también ha destacado que la desigualdad "es una de las principales causas de esta pobreza, pero también una de sus consecuencias". La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico destacó en su último informe que España es el país de la OCDE donde más han aumentado las desigualdades sociales. "Nuestros país, además, está a la cabeza en abandono escolar y es el país europeo, junto con Grecia, donde más presupuesto se destina en los hogares a cubrir los gastos de la vivienda", afirma Andrés Conde, "el porcentaje de niños que viven en hogares que gastan más del 40% de los ingresos disponibles en costes de la casa, lo que impide que los padres puedan permitirse otras actividades culturales o de tiempo libre, es de un 20,5% en España, mientras la media europea es de un 11%".

Save the Children hace un llamamiento a todos los países europeos para que "todas las estrategias, planes y acciones enfocadas a reducir y prevenir la pobreza infantil se desarrollen desde una perspectiva de derechos de infancia y con un conocimiento de las necesidades y situación de los niños". Además, piden que se aseguren unos ingresos mínimos, por encima del umbral de la pobreza, una educación gratuita y de calidad, sistemas de bienestar universales fuertes y un igual acceso a la justicia para todos" afirman. "Hacemos una llamada urgente a tomar medidas ahora, no cuando se recupere la economía, acabar con la pobreza es un asunto de Estado y el desarrollo social no puede esperar al económico".