Público
Público

España es el segundo país con menos fraude en el pago del IVA

Según un estudio de la Comisión Europea, sólo Luxemburgo es más limpio en el pago del impuesto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un estudio de la Comisión Europea desmonta el tópico de que los españoles son unos defraudadores endémicos en el IVA. España es el segundo país de la Unión Europea (UE), junto a Irlanda y sólo superado por Luxemburgo, con la menor brecha entre la cantidad que debería haber recaudado a través del IVA y el montante real que ingresó en las arcas públicas gracias a este impuesto.

Parece que la manida pregunta '¿con o sin factura?' es un mito español que prácticamente no existe. La Hacienda española dejó de ingresar unos 1.418 millones de euros en 2006, lo que supone el 2% de los 63.013 millones que estaban previstos, según el estudio que ha realizado la consultora Reckon por encargo de la Comisión Europea (CE).

Nuestros socios europeos parecen mucho más avezados en esta materia: en el conjunto de los Veintisiete, los incumplimientos tributarios supusieron unas pérdidas de 106.700 millones de euros, lo que representa el 12% del total. El análisis además subraya que España registra en los últimos años un descenso continuado en la diferencia entre lo realmente ingresado y lo que se esperaba obtener.

Así, las arcas públicas españolas perdieron 5.408 millones de euros en 2001, lo que supone el 12% del total, porcentaje que se repitió al año siguiente, cuando se dejaron de recaudar 5.790 millones. La cifra cayó en 2003, hasta los 4.482 millones (9%) y hasta los 4.278 millones en 2004 (8%), mientras que al año siguiente las perdidas fueron de 2.402 millones de euros (4%).

La media de la Unión también registró un ligero descenso, ya que en 2001 y, durante cuatro años, se sitúo en un 14%, mientras que en 2005 fue del 13% para, finalmente, situarse en el 12%. Tras España, los países que menos dejaron de ingresar fueron Holanda y Suecia (ambos con un 3%) y Eslovenia y Portugal (4% cada uno), mientras que los que registraron mayores pérdidas fueron Grecia (30%) y Eslovaquia (28%).