Público
Público

España usará la presidencia europea para "ensanchar" el acuerdo de Copenhague

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España se empleará a fondo durante la presidencia de la UE para "ensanchar" el acuerdo de Copenhague y conseguir que lo suscrito en esa cumbre "sirva para mucho".

En la presentación de un informe de la Fundación Alternativas, el ex eurodiputado socialista y actual embajador en misión especial para la presidencia de la UE, Carlos Carnero, ha lamentado el resultado de la cumbre del Clima, que ha acabado sin compromisos concretos y vinculantes y con un texto final que ha sido negociado entre Estados Unidos, China, India y Brasil.

Aunque Carnero ha asegurado que "la UE no ha quedado al margen del acuerdo", ha advertido que "si las cosas en este mundo se deciden sin Europa no llegarán lejos ni serán ambiciosas".

Por eso, ha advertido, la UE, "que sigue teniendo propuestas ambiciosas", no puede quedarse "de brazos cruzados" porque "durante la presidencia española la UE puede hacer mucho" para "ensanchar el traje de Copenhague".

Lo más importante, ha señalado, es que Europa siga trabajando en la estrategia europea 20-20-20 (reducir un veinte por ciento las emisiones y utilizar un veinte por ciento de energía renovable en el año 2020) y que siga impulsando la eficiencia energética.

En la misma línea, la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, ha afirmado que ahora "no tiene sentido buscar culpables" del fracaso de la cumbre pero ha reconocido que en las cumbres de la ONU "hace falta un sistema multilateral eficaz" que permita llegar a una resolución "lo más democrática posible".

"La unanimidad necesaria en la ONU, a veces tiene como resultado el frustrante resultado del mínimo común", ha lamentado.

No obstante, la secretaria de Estado ha defendido el papel de Europa durante la cumbre y ha asegurado que "el éxito de Copenhague es que el acuerdo resultante es muy parecido a las propuestas que llevaba la UE y que ha permitido dar pasos significativos".

La presidencia española de la UE "llega en un momento absolutamente clave" para el mundo entero y, para eso, las bases que se han asentado en Copenhague serán muy útiles, sólo hay que seguir apostando por la innovación, la tecnología y el conocimiento y avanzar hacia un modelo más eficiente, ha dicho.

Al mismo tiempo, Europa tiene que reforzar su papel internacional y hacer de puente entre las distintas culturas e intereses "desde el Mediterráneo, a los países del Este, Latinoamérica y África".

"Lo más importante de Europa es su opinión pública, que es la más avanzada del mundo y la que más se adelanta a los gobiernos y la que nos reclama un compromiso a los que hemos sido incapaces de concretar un acuerdo más ambicioso", ha reconocido Ribera.

Pero el Gobierno es consciente de eso y sabe que es muy importante "jugar bien las cartas" en la presidencia, ha puntualizado.

Para el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas, Nicolás Sartorius, Copenhague ha sido "la primera decepción global de la historia" porque "aunque los líderes digan lo que digan, Copenhague no ha salido bien" y "todos seguiremos debatiendo sobre lo que pasó mientras el planeta se sigue degradando".

En su opinión el fracaso de esta cumbre se ha producido por diversas causas: "por temor a no crecer lo suficiente, por creerse en el derecho a contaminar más, por presiones de lobbies y sectores" y, sobre todo, "porque los intereses económicos pesan más que la presión social".

Sin embargo, Sartorious ha mostrado su confianza en que España podrá "hacer algo" durante la presidencia "porque esa es la voluntad del país y de toda la opinión pública.