Público
Público

España vende armas a países bajo sospecha internacional

El Gobierno garantiza que las exportaciones no se usan con fines represivos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las empresas españolas vendieron el año pasado un 44,1% más de armas que en 2008.

Ese dato, positivo para la economía española, se ha visto ensombrecido por la crítica de varias ONG y del PP, CiU y UPyD, que este martes recordaron que muchas de las exportaciones que realiza España tienen como destino países 'en los que se vulneran los derechos humanos'.

La secretaria de Estado de Comercio, Silvia Iranzo, compareció ayer ante la Comisión de Defensa del Congreso para presentar un informe sobre venta de armas de 2009 y recalcó que todas las exportaciones que se llevaron a cabo el año pasado, que alcanzaron 1.346 millones de euros, se ajustaron a lo que establece la legislación.

Según el artículo 8 de la Ley sobre el Control del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso, las exportaciones serán denegadas cuando en el país de destino exista un conflicto armado, no se respete 'la dignidad inherente al ser humano' o se promuevan 'violaciones de los derechos humanos o del derecho internacional humanitario'.

Precisamente, la sospecha de un uso contra los derechos humanos de las exportaciones españolas centró ayer el debate en la Cámara Baja. La portavoz del PP en la Comisión de Defensa, Beatriz Rodríguez Salmones, exigió al Ejecutivo explicaciones sobre 'qué criterio se ha seguido' para vender a Irán armas por valor de 39 millones de euros.

También se interesó sobre las exportaciones al país asiático el representante de CiU, Jordi Xuclá, que recordó que 'Irán y Libia suman el 50% del material de doble uso [militar y civil] vendido por España en 2009'. Xuclá se mostró partidario de que 'los criterios de adjudicación sean objeto de análisis' en futuras reuniones de la comisión.

'Las operaciones de exportación a Irán han sido analizadas caso por caso por la JIMDDU [Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso]', afirmó Iranzo. E insistió en que se ha 'comprobado ampliamente' que el material de doble uso vendido se ha empleado por el régimen de los ayatolás con fines civiles.

Iranzo explicó que se vendieron complementos para las industrias 'automovilística, petrolífera y del gas'. Sobre la Libia del dictador Muammar el Gadafi, fuentes de Comercio explicaron que España vendió dos radares 'de control del tráfico aéreo de uso civil'por 12 millones de euros.

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, utilizó, por su parte, la expresión 'destinos preocupantes' al referirse a Marruecos o Venezuela. El primero fue comprador, en 2009, de armamento militar español por valor de 31,1 millones de euros. Se exportaron 286 vehículos, piezas de aeronaves y repuestos de armas ligeras.

La secretaria de Estado afirmó que las exportaciones que se realizan a Marruecos son para vehículos y camiones 'no armados' y que, 'en ningún momento, se han destinado a alimentar el conflicto que el país tiene abierto con el Sáhara'. Esta explicación no contentó a la responsable de Desarme de Greenpeace, Mabel Rodríguez, que, en declaraciones a Público, reclamó al Gobierno 'más transparencia para que quede claro que esas armas no se utilizarán contra el pueblo saharaui'.

Sobre Venezuela, donde las empresas españolas vendieron 841.000 euros en material antidisturbios, Iranzo aseguró que esas armas 'no van a ser utilizadas con fines de represión interna'.

Amnistía Internacional, Intermon Oxfam y Greenpeace llevan denunciando desde principios de año que España 'vende armas a países en permanente conflicto, y que vulneran los derechos humanos constantemente'. En este sentido, y tras conocer los datos del informe del Gobierno, la responsable de Desarme de Greenpeace, Mabel Rodríguez, denunció ayer que 'el Gobierno está interpretando la ley sobre exportación de armas de 2007 como quiere'.

Como 'el más claro ejemplo de vulneración' de la mencionada normativa, Rodríguez citó el caso de Israel, país que mantiene un litigio con Palestina. Según el informe que ayer presentó Silvia Iranzo, las empresas españolas vendieron, en 2009, 790.635 euros en armamento, de los que 624.000 correspondieron al apartado debombas, torpedos y misiles.

España exportó a Colombia aeronaves valoradas en un millón de euros, mientras, según la dirigente de Greenpeace, 'las fuerzas armadas de ese país cometen continuamente violaciones de los derechos humanos'.Recientemente, la organización ecologista y pacifista mandó una carta al Gobierno para que paralizara las exportaciones de armas a Tailandia, donde, según recordó Rodríguez, 'se están repitiendo los casos de violencia contra civiles' desde hace ya varios meses. El año pasado, España vendió armas al país asiático por 526.000 euros. Las ONG se reunirán con la JIMDDU el próximo lunes.