Público
Público

España y el lastre de ser la fábrica de Alemania

Al margen de ramas como la farmacéutica, España es el proveedor del producto intermedio, como el plástico,  que se utilizará para fabricar algo en otro lugar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La industria española crece. Lo dice el Índice de Producción Industrial, un dato elaborado tras encuestar a 13.000 empresas fabricantes de 980 productos representativos de todas las ramas de actividad. Pero crece de una forma muy peculiar.

Al margen de ramas como la farmacéutica, química y otras que están mostrando un notable crecimiento, en un buen número de sectores, España es el proveedor del producto intermedio (plásticos, cauchos...) que se utilizará para fabricar algo en otro lugar. En ambos casos, el valor añadido, el precio del sello made in Spain, el margen de rentabilidad no se queda en casa.

'Las empresas españolas se han especializado en producir para empresas de otros países', explica Ángel Laborda, director de coyuntura de Funcas. 'El diseño del BMW lo hace Alemania, el servicio también. El mayor valor añadido se lo llevan los alemanes'. Con el dato del IPI, comenta Laborda 'se ve que la fabricación de productos finales, bienes de consumo duradero y bienes de equipo cae. Es porque nuestra industria es auxiliar. No exportamos productos finales, que son los que dejan margen'. Esta 'debilidad de nuestra economía' se debe, añade, 'a la falta de innovación, de productos propios. España fabrica muy bien para Alemania y a buen precio pero son ellos los que dicen qué se fabrica'.

'El gran problema de la economía española es cómo se ha especializado', añade Albert Recio, profesor de Economía Aplicada de la Universitat de Barcelona. 'Un problema que ya existía en 1995 pero que se tapó con el boom inmobiliario. El sector del automóvil, por ejemplo, tiene jerarquías muy claras. Los constructores marcan las reglas del juego por arriba y las multinacionales del aluminio los costes por abajo'.

Además, con el euro, añade Albert Recio, 'ya no es posible recurrir a la devaluación de la moneda como se hizo para salir de las crisis anteriores'.