Público
Público

España y Suecia, partido decisivo y Serbia ganó a Dinamarca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El guión era conocido: España y Suecia se iban a jugar entre sí gran parte de sus opciones posteriores en el Mundial de balonmano y ambas llegan invictas a este trascendental partido de la tercera jornada (mañana, 18.30 horas).

En el grupo D, la sorpresa vino de la mano de Serbia, que derrotó a la actual campeona de Europa, Dinamarca.

En el grupo B (Split) de España, el partido frente al combinado nórdico dará el pistoletazo de salida al auténtico Mundial. Si España cae derrotada con los suecos, se verá abocada a conseguir una heroicidad en esta primera fase: ganar después a Croacia (miércoles), la anfitriona empujada por 12.000 gargantas enloquecidas.

Croacia, también en el grupo B, gana enteros por su condición de equipo anfitrión, por lo que si España pierde mañana con Suecia tendría que ganar a Corea del Sur en el último partido de la primera fase para pasar sin puntos y casi desahuciada.

Sumar los dos puntos frente a los suecos se convierte, pues, en el ejercicio fundamental para el devenir del equipo español en el Mundial.

España liquidó el segundo trámite mundialista frente a Cuba igual que hizo con el primero (Kuwait), con otra contundente victoria antes de su verdadero Mundial.

Suecia venció como estaba previsto a Corea del Sur (31-25), pero sucedió que el central nórdico Lukas Karlsson se lesionó en el hombro izquierdo y probablemente no podrá jugar mañana frente a España.

En otros grupos como el A, la selección de Argentina cumplió otra brillante jornada en el Mundial aunque acabó perdiendo (26-33) frente a la campeona olímpica, la selección francesa.

Francia hubo de emplearse a fondo para doblegar al conjunto suramericano. Sólo en los últimos minutos del primer periodo, el equipo europeo se sacudió la presión del equipo albiceleste.

En este mismo Rumanía perdió con Hungría y Eslovenia machacó a Australia.

En el grupo C, Alemania sufrió más de lo esperado para ganar a Túnez (26-24), Rusia sumó un nuevo empate, esta vez ante Polonia, mientras que Macedonia ganó sin complicaciones a Argelia.