Público
Público

España y Turquia, una prueba de fuego con los cuartos de final en el horizonte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España y Turquía disputarán, en la última jornada de la primera fase del Europeo, un partido trascendental, una auténtica prueba de fuego para el devenir de ambos equipos pensando en el horizonte de los cuartos de final.

Con las fuerzas igualadas y una vez eliminados la mitad de los equipos del campeonato, cada victoria se cotiza cara con el horizonte cercano de los cruces.

Turquía se juega el ser o no ser. Tras perder ante Lituania y Polonia si lo hace ante España habrá quedado eliminada a las primeras de cambio.

"Pese a la baja de Semih Erden (Cleveland Cavaliers en la NBA), Asik lo está haciendo muy bien en el juego interior turco. Me están sorprendiendo en este sentido, aunque habrá qué ver como evolucionan en las siguientes fases del campeonato", avisó Pau Gasol

Y es que Turquía se ha caracterizado en los últimos años por tener grandes plantillas y por evolucionar mal en todos los campeonatos que han jugado fuera de sus fronteras. Sólo en el Eurobasket de 2001 (plata) y en el Mundial de 2010 (plata) hicieron algo. Los dos torneos se jugaron en Turquía.

El resto, un solar. Duodécimos en 2003, novenos en 2005, undécimos en 2007 y octavos en 2009 es su trayectoria.

Ahora bien, si el equipo otomano sabe gestionar los egos de sus principales jugadores como Turkoglu, jugador de Orlando Magic en la NBA, Ilyasova y Tunçeri, este último ya un paso más atrás, serán temibles como rivales.

La selección española, de momento, va cumpliendo pasos, va de menos a más. "Tenemos margen de mejora", comentó Pau Gasol, mientras que el seleccionador, Sergio Scariolo, no dudó en afirmar que "sobre todo Juan Carlos Navarro, Pau, Rudy y Marc son jugadores que no pueden llegar ni tocados ni cansados al momento de los cruces en los que te juegas todo", explicando un poco la actuación del equipo hasta el momento.

España sufrirá de nuevo por la presencia de dos aleros altos, de la calidad, además, de Turkoglu e Ilyasova y volverá a tener en el juego interior su principal y contundente referencia. Si los tiros de los exteriores entran, todo será más fácil.

También si se abre brecha en el marcador, porque la moral de los otomanos es quebradiza y porque tienen una tendencia natural a ir cada uno por su lado.