Público
Público

El español acusado de participar en los disturbios de Honduras seguirá en prisión

Porta continuará en la cárcel hasta que comience el juicio. Su abogado piensa que  podría demorarse entre  ocho meses y un año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Antonio Porta Álverez, detenido hace una semana en Honduras por participar presuntamente en los disturbios de los seguidores de Zeleya, continuará en prisión a la espera de que se celebre su juicio.

Así lo ha determinado la magistrada Silvia Torres, del Juzgado de Tegucigalpa, que ha dictado un auto de prisión contra Porta y el hondureño Santos Reynaldo García.

Ambos están acusados de un delito de sedición (alzamiento colectivo y violento contra el orden público, sin llegar a una rebelión) y de atacar supuestamente dos vehículos de la Policía el pasado día 22.

El abogado del español, Marco Tulio Amaya, ha expilcado que la sedición es considerada un 'delito político', y que la legislación hondureña establece una pena de cinco a diez años de cárcel por sedición y de tres a seis años por daños agravados.

Asimismo, indicó que la apertura del juicio podría demorarse entre ocho meses y un año.

El magistrado anunció que apelará la 'injusta' resolución, ya que, a su juicio, 'no hay pruebas' contra Porta y García. Según él, la Fiscalía sólo aportó los testimonios de tres policías que supuestamente iban en los vehículos atacados, pero que fueron'contradictorios' en sus declaraciones: uno dijo que sí vio a Porta participar en los supuestos hechos, otro que no lo vio y el tercero que 'posiblemente' lo hubiese visto.

Por su parte, Porta insiste en su inocencia y ha reiterado que 'es mentira' que él haya participado en los hechos que se le imputan.

'No andábamos en la resistencia. Yo venía a conocer a una chavala en persona, yo no venía a las manifestaciones ni nada de eso', dijo el español, que explicó que pretendía conocer personalmente a una joven con la que había hablado por internet antes de viajar a Honduras.

Los dos fueron sorprendidos por los disturbios y la Policía hondureña les detuvo, aunque ella ya ha sido puesta en libertad.

'No hay fotos, no hay nada contra mí, simplemente la palabra de los policías', afirmó el español.