Público
Público

El español Bezabeth y keniana Muriuki vencedores en Atapuerca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español de origen etíope Alemayehu Bezabeth, con un tiempo de 23:40, y la keniana Margaret Muriuki (14:11) se adjudicaron hoy el V Cross de Atapuerca en el que participaron un total de dos mil atletas en dieciséis categorías.

Bezabeth, que marcó el ritmo de la prueba desde el comienzo, superó en línea de meta al subcampeón del mundo de Cross en 2008, Leonard Komon y a Eliahj Chelimo, vencedor de la cuarta edición, que este año tuvo que conformarse con el tercer puesto.

Pese a los tímidos intentos de los españoles Sergio Sánchez y Javier Guerra de romper la unidad del grupo, fueron el propio Bezabeth y Eliahj Chelimo quienes asumieron la responsabilidad en las primeras posiciones del grupo e hicieron la primera selección que quedó reducida a siete corredores, entre los que no se encontraban ni Juan Carlos Higuero ni Reyes Estévez.

Cuando se habían cubierto los primeros diez minutos de carrera, el actual subcampeón del mundo de cross, Leonard Komon, comenzó a escalar posiciones en ese grupo cabecero ya que, para sorpresa de atletas y público, era él quien cerraba ese grupo de privilegiados.

Con un dominio total de la carrera, Bezabeth realizó un fuerte cambio de ritmo a la salida del Parque Arqueológico de Atapuerca que sólo pudieron aguantar Komon y Chelimo, que dejaron atrás al resto.

Una situación de carrera que no cambiaría hasta que Bezabeth volvió a incrementar el ritmo y consiguió abrir el hueco suficiente respecto a Komon y Chelimo que, a la postre, le sirvió para cruzar en solitario la línea de meta.

El atleta nacionalizado español, quien reconoció estar "tremendamente contento por haber conseguido la victoria en el V Cross de Atapuerca y por haber superado a todo un subcampeón del mundo de cross", aseguró no estar todavía "al cien por cien de forma" y se marcó como objetivo "el conseguir una medalla para España en el próximo campeonato del Mundo".

En donde no hubo sorpresas fue en la prueba de sénior femenina, ya que la favorita, la keniana Muriuki, consiguió, sin demasiados problemas, superar a su compatriota Cherono y a la portuguesa Monteiro, que fue quien, con un fuerte ritmo, hizo la primera criba en la que sólo se salvaron las dos kenianas.

Con una ventaja de quince segundos en la primera vuelta respecto al resto, la portuguesa y las dos kenianas, sabedoras de que ninguna otra atleta podía darles caza, pese a los intentos de Rosa Morató por incrementar el ritmo en el grupo perseguidor, comenzaron su particular lucha para ocupar los tres primeros puestos.

Finalmente, y aprovechándose del esfuerzo que realizó Monteiro marcando el ritmo desde el principio, Muriuki y Cherono dejaron atrás a la portuguesa que tuvo que conformarse con la tercera posición y que vio como, en la última curva, Muriuki cambió de ritmo, sacó unos metros a su compatriota y cruzó en solitario la línea de meta.