Público
Público

El español detenido en Italia fue juzgado sin permiso de Audiencia Nacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español Óscar Sánchez, quien cumple una condena de 14 años de prisión en Italia por un delito de narcotráfico, fue juzgado por segunda vez en Nápoles sin autorización de la Audiencia Nacional, informaron a Efe fuentes diplomáticas.

Óscar Sánchez, trabajador en un túnel de lavado de Montgat (Barcelona), ha sufrido, según las investigaciones de la Policía española, una suplantación de identidad por parte de Marcelo Roberto Marín, un mafioso uruguayo detenido en Madrid por orden de un juzgado de instrucción de Telde, en la isla de Gran Canaria, agregaron.

El trabajador español fue entregado a Italia el 13 de noviembre de 2010 por la Audiencia Nacional a requerimiento de las autoridades italianas y fue juzgado por primera vez en mayo de 2011 en Nápoles, donde fue acusado de ser jefe de la mafia y de dirigir una importante red de narcotráfico entre España e Italia.

Tras conocer el caso del segundo juicio contra Sánchez celebrado el jueves de la semana pasada, las autoridades españolas dirigieron un escrito al fiscal, a los abogados y al juez del proceso de Nápoles, mientras el abogado del imputado pidió la libertad del español, aunque sigue preso por la condena de 14 años a la que fue sentenciado en el primer proceso.

En relación al primer procedimiento, a finales de julio se presentará además un recurso de apelación con nuevos elementos de prueba que evidencian la inocencia del acusado, dijeron las fuentes.

Las autoridades italianas han dispuesto en las últimas horas el traslado de Sánchez de la cárcel de Poggioreale, de Nápoles, a la de Rebibbia, en Roma, a la que todavía no ha llegado.

Sánchez fue detenido por la Guardia Civil española en julio de 2010 en Montgat, donde trabajaba como lavacoches, acusado de colaborar con un importante clan de la Camorra napolitana que quería hacerse con el control del tráfico de drogas en Italia.

Según explicaron las mismas fuentes a Efe, Sánchez fue juzgado hace tres semanas en Nápoles y condenado a 14 años de prisión por un delito de narcotráfico, aunque contra él estaba pendiente en Italia el segundo proceso por supuesta pertenencia a banda de crimen organizado.

La defensa asegura además que la jefa de Sánchez del lavacoches en el que trabajaba puede certificar que nunca se movió de allí los días que las autoridades italianas lo ubicaban en Roma y Nápoles traficando con drogas.

Además, el detenido denunció el robo de su DNI, documento con el que, según las investigaciones de la Policía española, el mafioso Marcelo Roberto Marín pudo cometer sus delitos de narcotráfico.

Tanto el Consulado español en Nápoles y Roma como la Embajada de España en Italia siguen pendientes de las posibles evoluciones del caso.

La detención del español se produjo como secuela de la investigación contra los clanes mafiosos "Bianco" y "Iadonisi", que permitió a la Policía italiana detener a 28 personas por tráfico de drogas, asesinato y violación de la Ley de Armas.

Los clanes "Bianco" y "Iadonisi" mantenían una guerra abierta por el control del tráfico de drogas en la zona occidental de Nápoles, ya que los últimos querían hacerse con el de la cocaína en toda Italia llevándola desde Sudamérica vía España.