Público
Público

La Española se prepara con temor para recibir el ataque de "Ike"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La isla de La Española, que comparten Haití y la República Dominicana, siguió hoy con temor las evoluciones del destructivo huracán "Ike" y ultimó los preparativos para hacer frente a su ataque, ya que, según las previsiones, pasará cerca de la costa esta noche.

En Haití la preocupación se unió al dolor por la tragedia que vive el país, después del duro golpe que le asestó "Hanna", cuyos efectos se revelan más devastadores a medida que pasan los días.

Algunas fuentes, de forma no oficial, hablan ya de 500 víctimas solo en Gonaives, una de las zonas más castigadas, aunque Protección Civil cuantifica en 163 los muertos hasta el momento.

Esos muertos se unen a los 79 del huracán "Gustav" y al desaparecido que produjo a mediados de agosto la tormenta "Fay", de modo que, desde entonces, el país ha registrado 216 víctimas oficiales.

De acuerdo con el último balance del organismo, "Hanna" dejó 119 muertos en Artibonite (norte), 21 en el oeste, 16 en el sur, tres en el sureste, tres más en el norte y una en Nippes.

Además, 69.391 personas fueron albergadas y se han registrado 31.134 familias damnificadas, 3.249 viviendas destruidas y 14.313 dañadas.

En Gonaives, declarada el jueves en estado de emergencia, escasea la comida, no hay electricidad ni gas licuado de petróleo (GLP) y la poca gasolina que queda es vendida en galones en las calles a un precio muy elevado, debido a que las siete estaciones de combustibles que operan en la localidad sufrieron daños a causa de "Hanna".

En esta ciudad, con una población de 150.000 habitantes, se estima que hay 120.000 afectados.

La población haitiana, que todavía llora a los muertos de "Hanna" y de "Gustav", debe enfrentarse ahora a los efectos de "Ike", un potente huracán de categoría 3 del que se desconoce el daño que causará, aunque se teme lo peor.

Así las cosas, no consuela demasiado pensar que, según las previsiones, "Ike" deberá pasar a unos 200 kilómetros al norte de la costa porque sus predecesores fueron sumamente destructivos.

El huracán llega cuando las aguas todavía no se han retirado del todo en muchos puntos del norte Haití, la parte más afectada por "Hanna", y mientras muchos de los 650.000 damnificados esperan todavía recibir comida y agua.

Mientras, en República Dominicana, las autoridades aseguraron que todos los mecanismos de prevención y socorro están listos e instaron a los comités provinciales de Emergencias a completar las evacuaciones preventivas en las provincias bajo alerta roja.

La institución meteorológica dominicana mantiene un aviso de tormenta tropical en la mayor parte del litoral norte, desde Cabo Francés hasta la bahía de Manzanillo, junto a la frontera con Haití, ya que esa zona experimentará "vientos fuertes, marea de tempestad y lluvias torrenciales".

El Centro de Operaciones de Emergencia (COE), por su parte, ordenó realizar "evacuaciones de carácter obligatorio" en las 28 provincias en situación de alerta roja y amarilla, con "especial énfasis" en los puntos más vulnerables.

De las 32 provincias del país, dieciocho están en alerta roja y otras diez en alerta amarilla ante los pronósticos meteorológicos, que señalan que "Ike" presenta vientos de 175 kilómetros por hora.

El director del COE, Juan Manuel Méndez, anunció que "los efectos de las lluvias se sentirán a partir de esta noche en gran parte del territorio nacional".

Emergencias, que tiene activado el "Plan de Contingencia de 'Ike'" prohibió los deportes náuticos y el uso de playas, mientras el país esté bajo los efectos del huracán.

También ordenó la activación de planes semejantes en aeropuertos, puertos, hoteles y complejos turísticos en las zonas en alerta, entre otras medidas.