Público
Público

Uno de los españoles de la flotilla exige actuar a la justicia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Manuel Tapial, uno de los tres españoles que iban en el barco que se dirigía a Gaza y que fue abordado por comandos israelíes, dijo el jueves que la justicia española debería actuar para evitar que pueda volver a producirse un incidente parecido al del pasado lunes.

"Exigimos que la justicia española actúe, porque lo que nos ha pasado a nosotros le puede pasar a cualquiera", declaró desde Estambul el activista español en declaraciones a la Cadena Ser.

"(Israel) ha atacado fuera de sus límites marinos, a entre 80 y 100 millas de sus costas. Se nos atacó fuera de su jurisdicción", dijo Tapial, miembro de la Asociación Cultura, Paz y Solidaridad, a la que también pertenece Laura Arnau, otra de las españolas a bordo del Mavi Marmara.

Nueve activistas murieron en el asalto a la flotilla que pretendía romper el bloqueo impuesto por las autoridades israelíes a Gaza. Israel dijo que sus comandos dispararon en defensa propia después de que fueran golpeados, apuñalados y disparados por activistas que habían arrebatado pistolas a los marines.

Arnau, que dijo que fue "como estar en una película de guerra", aseguró sin embargo que se trataba de una flota de ayuda humanitaria y que todos eran personas pacíficas que se habían comprometido por escrito a no ser activistas violentos.

Por su parte, su compatriota David Segarra, periodista, explicó a la cadena de radio que los tres se encontraban juntos en la sala de prensa del barco cuando se dieron cuenta de que se habían caído todas las comunicaciones del barco: Internet, los teléfonos satelitales, la emisión de televisión, etc.

"Nos dimos cuenta de que el ataque se iba a realizar en minutos, que era una operación de guerra electrónica, imaginamos que de la armada israelí. Salimos con nuestras cámaras (...) y en pocos minutos vimos las lanchas llenas de comandos armados hasta los dientes. No nos podíamos creer realmente lo que estaba sucediendo", dijo a la Ser.

"Yo me encontraba cerca de un set de televisión que estaba en el barco. Ahí fue cuando vi que descendían los comandos, inmediatamente me acerqué a grabar y ahí fue cuando todos los activistas, todas las personas que estaban ahí, los periodistas, recibieron una lluvia de balas", añadió.

Segarra dijo que en un principio pensaron que no estaban utilizando munición real, pero que en seguida empezaron a llegar decenas de heridos "sangrando por todas partes".

"Ahí es cuando realmente nos dimos cuenta de que era un ataque y que estaba siendo una masacre", declaró.

Segarra dijo que en ese momento se refugiaron en la sala de prensa y que ahí fueron detenidos por los comandos, que les trataron "como a terroristas".

"Fuimos detenidos, fuimos apuntados con sus armas. Nos esposaron a los 40 medios internacionales y nos robaron todo nuestro material. No ha quedado ni una cámara, no ha quedado ningún trípode, no hay nada. Lo han robado todo", aseguró.

Israel, eludiendo una petición de Naciones Unidas para que se abra una investigación internacional, propuso el jueves que una comisión israelí en la que participen observadores extranjeros investigue la operación militar.