Público
Público

Los espantosos abusos del sacerdote Naughton

Condenado a 3 años de cárcel un sacerdote irlandés que abusó sexualmente de un monaguillo hasta en 70 ocasiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A finales de noviembre salió a la luz el llamado informe Murphy, que relataba una sucesión continuada de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes irlandeses de 1975 a 2004. Más de cuarenta sacerdotes eran acusados de abusar a unas 450 personas que presentaron cargos contra ellos. Todos los casos fueron ocultados durante décadas por la archidiócesis de Dublín, la más importante del país. 

Hoy, la Justicia irlandesa ha condenado a uno de los sacerdotes acusados, el prelado Thomas Naughton, a tres años de prisión por cinco delitos de abusos sexuales cometidos contra un menor entre 1982 y 1984. Naughton, de 78 años, abusó de un monaguillo en más de 70 ocasiones, hechos que han sido calificados por el juez Michael O'Shea de 'espantosos y horrendos'. 

Según la sentencia, Naughton (cuyo apellido curiosamente toma raíz de la palabra inglesa naughty, que significa 'malo y travieso') usó su relación de 'confianza' con el menor para cometer actos 'premeditados'. Estos actos provocaron que su víctima sufriera dos intentos de suicidio y una 'adicción al sexo' por la que aún recibe tratamiento. 

Pese a que estos actos están penados con hasta diez años de cárcel, el abogado del sacerdote consiguió rebajar la pena debido a la avanzada edad del acusado y a otros factores que sirvieron de atenuante, como su estado de salud y su cooperación en la investigación policial. Esto no basta a la defensa, que aún así apelará contra la sentencia.

No es la primera vez que Naughton es condenado por abusos sexuales, ya que en 1998 fue sentenciado a otros tres años de cárcel por abusar de otros cuatro monaguillos. Sin embargo, la lista de víctimas de Naughton ascendería a más de veinte según el reciente informe Murphy, que incide en el hecho de que los dirigentes eclesiásticos hicieron todo lo posible para proteger los actos del sacerdote e ignorar a sus víctimas.

El Gobierno irlandés ha acordado extender los trabajos de la llamada 'Comisión del Informe Murphy' hasta el próximo mes de julio, para que investigue los supuestos abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos en la diócesis de Cloyne, al sur de Irlanda.

A petición del Ejecutivo irlandés, la Comisión incluyó a la diócesis de Cloyne en las investigaciones, que se vió obligada a entregar sus archivos secretos. 

Según un portavoz, la Comisión 'ha pedido más tiempo para concluir sus indagaciones', tarea que se completará en las próximas semanas.