Público
Público

La especulación aplaca sus ataques a España tras los test

La mejoría de la prima de riesgo, de la bolsa y de la liquidez confirma que la comparación con Grecia era exagerada // Se ha frenado el pánico de los mercados por el momento 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El mes de julio ha terminado y España no ha suspendido pagos ni ha tenido que acudir al fondo de rescate de la Unión Europea como muchos auguraban hace poco más de un mes. En contra de los pronósticos más agoreros, el Tesoro ha refinanciado los casi 25.000 millones de euros de deuda pública que vencían este mes. Incluso, en las dos últimas subastas, conseguir financiación le resultó más barato. Los bancos españoles también han recuperado la posibilidad de conseguir liquidez en el mercado con emisiones de productos financieros, como han demostrado en la última semana las exitosas operaciones de BBVA,Santander e incluso una entidad mediana como Bankinter.

La bolsa ha cerrado el mes con una revalorización del 13,3%, lo que coloca a julio de 2010 en el quinto puesto del ranking de los mejores meses de la historia del Ibex. Y sobre todo, se relajó la presión sobre la deuda pública. El riesgo país cayó hasta los 137 puntos básicos, que marcó el pasado jueves. Un 33% más bajo que en pleno auge de los ataques, allá por mediados de junio.

La bolsa terminó julio con una subida histórica del 13,5%

¿Qué milagro económico se ha producido para esta sorprendente recuperación? En realidad, ninguno. Simplemente, hay datos.

La publicación de las pruebas de resistencia de la banca se ha convertido en el mejor antídoto contra la sarta de rumores con dudoso fundamento que han inundado los mercados financieros desde el pasado mes de febrero. Además, han dejado en mal lugar a los que se empeñaban en igualar la situación financiera española con la de Grecia y que consiguieron desterrar a los bancos al ostracismo del acceso a la liquidez. El mercado interbancario se cerró para todo lo que llevara la marca España.

'Con las pruebas de resistencia, los inversores y las entidades financieras tienen casi toda la información necesaria para tomar decisiones con mayor seguridad. Con dificultad podrán disponer los mercados y los bancos de otras vías de información tan detallada y exacta como esta', aseguraban a lo largo de la pasada semana los informes de la banca privada Banif.

El precio de la deuda pública española se redujo tras la prueba de estrés

La evidencia era tan clara que no ha quedado sitio para dudas. Los grandes especuladores lo sabían, por eso las apuestas a la baja contra intereses españoles empezaron a deshacerse incluso semanas antes de conocerse el resultado. 'Nadie quería arriesgarse a perder dinero y, con la subida de la bolsa, si alguien hubiera tenido abiertas posiciones cortas contra acciones españolas se habría arruinado', explica Ignacio Cantos, director de renta variable de Atlas Capital.

Tal vez no hacía falta un test de estrés, tal vez el realizado no ha sido tan exhaustivo como se esperaba y los analistas de Banco Central Europeo se han dejado cosas en el tintero, pero como asegura Juan Ignacio Crespo, director europeo de Thomson Reuters, 'lo importante es el resultado y el resultado es que ha conseguido su objetivo de frenar el pánico que había en el mercado. Al menos por el momento'.

España puso toda la carne en el asador para conseguirlo. Presentar a examen las cuentas del 95% de sus bancos, frente al 50% que presentaron el resto de países europeos, no fue casualidad. Los expertos habían advertido al Gobierno de que el test no serviría de nada si todas las entidades aprobaban. 'Si sólo se hubiera examinado al 75% de las entidades, nos habrían atacado diciendo que los problemas estaban en el 25% restante y la situación no habría cambiado', explica Diego Escribano, asesor financiero de la gestora Fortis-BNP Paribas.

El riesgo país cayó un 33% desde los máximos del mes de junio

Todos los economistas consultados coinciden en afirmar que España y el euro han estado al borde del abismo. También hay consenso en afirmar que la llamada crisis de la deuda europea ha pasado. Pero lo que nadie se atreve a asegurar es que no haya una recaída. 'Los ataques especulativos son tan imprevisibles como un huracán. Nunca se sabe cuándo pueden llegar. Ni en qué se van a apoyar para justificarlos', advierte José Carlos Díez, de Intermoney.

De momento, uno de los principales instigadores del ataque a España, el periódico británico Financial Times, sorprendió el pasado miércoles con un artículo en el que recomendaba a la banca alemana tomar ejemplo de la española.

Pero no hay que lanzar las campanas al vuelo. 'Cuando uno ha perdido la confianza no es fácil que la recupere como si no hubiera pasado nada. Llevará tiempo', explica Juan Ignacio Crespo.

Julio era clave en el calendario de emisiones de deuda del Tesoro

Las emisiones de deuda privada que los bancos españoles han conseguido colocar en el mercado durante la última semana son un motivo de optimismo. 'Los inversores internacionales tienen que ver que se normaliza el mercado de deuda pública y luego poco a poco empezarán a prestarse entre los bancos. Pero al menos habrá que dejar pasar el verano para que eso ocurra', asegura José Carlos Díez.

Sin embargo, mientras los primeros atisbos de normalización despuntaban, parece que algunos especuladores vuelven a la carga. En la CNMV se han registrado apuestas bajistas contra ocho empresas españolas, tres de ellas bancos medianos (Bankinter, Sabadell y Popular), además de Abengoa, Tubacex, La Seda de Barcelona, Antena 3 y Sos.

Las agencias de calificación avisan de nuevo de posibles rebajas

Los ataques proceden de viejos conocidos como los hedge funds TT Internacional y Amber, entre otros. 'En principio, parece que se trata de movimientos motivados por la tendencia bajista que apuntan los análisis técnicos de los valores de cara a las próximas sesiones', explican desde la oficina española de un hedge fund internacional.

La realidad es que en el caso de que quieran volver a intentar un nuevo ataque tampoco tendrán muy complicado encontrar un motivo en el que apoyarse.

Las agencias de calificación de riesgos ya se están encargando de suministrar material. El miércoles pasado, Standard & Poor's publicó un informe sobre la debilidad de la banca europea ante la futura escasez de ingresos. El viernes, Moody's recordaba que los problemas de la economía española hacían inminente que esta agencia rebaje la máxima calificación crediticia que todavía mantiene.

La banca todavía acusa la debilidad de sus deudas hipotecarias

Alejandro Inurrieta, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles, apunta otra vía de presión. 'A pesar de lo que digan los test de estrés, el riesgo de algunos bancos españoles a la deuda hipotecaria es altísimo'. Las cajas son las más afectadas, pero el argumento podría convertirse en una excusa para atacar a los grandes bancos españoles que cotizan en bolsa, ya que es mucho más fácil realizar las operaciones de apuestas a la baja en compañías que tienen mucha liquidez y, por lo tanto, más facilidad para la operativa con las acciones.

La evolución de las reformas planteadas por el Gobierno es otro de los frentes. Analistas internacionales y fondos de inversión las tienen en su punto de mira. Las más importantes están en marcha, pero... 'un freno en su ejecución puede ser la oportunidad perfecta para un nuevo ataque', aseguran desde un hedge fund. Algunos empresarios españoles también han mostrado temor a que el Gobierno de Zapatero se relaje ante esta tímida recuperación de los mercados.