Publicado: 22.07.2014 23:00 |Actualizado: 22.07.2014 23:00

Sólo los especuladores son más ricos ahora que antes de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lo que coloquialmente se conoce como "la riqueza de las familias" (es decir, la diferencia entre el dinero que tienen y el que deben) ascendía a 1.072.881 millones de euros al cierre del primer trimestre, según datos hechos públicos por el Banco de España. Esa cifra es la más alta desde que se inició la crisis, pero no responde a una mejora general de la economía de los ciudadanos, sino a la confluencia de dos factores muy concretos: la recuperación de la renta variable durante los últimos tiempos y la brutal falta de crédito.

Los activos financieros en poder de los particulares o "riqueza bruta" (sin descontar las deudas) sumaban 1.908.714 millones de euros a 31 de marzo, unos 30.000 millones más que a finales de 2013, prácticamente lo que se revalorizaron en ese periodo las acciones de empresas, cotizadas o no en Bolsa. Por el contrario, en el primer trimestre descendió el dinero que tenían las familias en efectivo y en depósitos, que pasó de 882.084 a 874.127 millones de euros, seguramente por la caída de otras fuentes de ingresos.

En cuanto a los pasivos financieros, entre enero y marzo continuó la persistente caída iniciada en 2009, cuando era innegable el estallido de la burbuja inmobiliaria y el sistema bancario entró en una época de fuertes turbulencias, debido sobre todo a la quiebra de algunas cajas. A comienzos de aquel año, las familias debían 913.385 millones de euros, si se computan sus préstamos a corto (consumo) y a largo plazo (hipotecas), mientras que al término del primer trimestre de 2014 el importe era de 777.787 millones, casi un 15% menos.

El hecho de que los activos de renta variable sean los que tiran de la riqueza de las familias demuestra que esa mejora sólo está beneficiando a aquellas que disponen de margen para invertir en acciones con la esperanza de vender más caro del precio al que compran. Sin embargo, el retroceso de las cantidades en efectivo o colocadas en depósitos de cualquier tipo es una señal inequívoca de que los españoles con ahorros en refugios teóricamente seguros están comiéndose el colchón del que disponían por si llegaban tiempos peores.

El enriquecimiento de los que especulan con acciones ha sido además muy rápido: si tomamos como referencia sólo las que cotizan en Bolsa, su cuantía en poder de las familias era de 167.335 millones de euros a 31 de marzo, frente a los 90.124 millones de principios de 2012, ejercicio en que se quebró la tendencia hasta entonces descendente del mercado. Los propietarios de esos títulos tienen hoy, en consecuencia, 77.000 millones de euros (casi trece billones de las antiguas pesetas) más que hace sólo dos años y medio, y han superado incluso los valores previos a la crisis.


http://www.quoners.es/debate/cuando-crees-que-bajara-el-paro-en-espana-por-debajo-del-12