Público
Público

Nos espera un otoño menos seco que el pasado y más fresco en el noroeste

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El otoño que comienza hoy no será tan seco como el pasado, ya que las precipitaciones oscilarán en torno a los valores normales en la mayor parte de las regiones, mientras que las temperaturas serán más frescas que el año anterior en el noroeste peninsular.

Así se desprende de la predicción estacional realizada por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) dada a conocer hoy por su portavoz, Ángel Rivera, en una ruede de prensa en la que, además, ha facilitado el balance provisional del año hidrológico (1 de octubre de 2007 a 30 de septiembre de 2008) y los datos correspondientes al verano que acaba de finalizar.

Rivera ha explicado que este otoño "no se va distinguir por extremos", ya que tanto en precipitaciones como en temperaturas se va a caracterizar por tener valores cercanos a los normales en esta época del año.

No obstante, la predicción estacional apunta hacia un descenso de las temperaturas entre 0,5 y 1 grado centígrado en el noroeste de la Península y sin tendencias significativas en el resto.

En cuanto a las precipitaciones, se espera que oscilen en la mayor parte de las regiones en torno a los valores normales -entre 300 y 400 litros por metro cuadrado en el norte y de 20 a 30 en el sur-.

Esta tendencia se aleja de lo ocurrido el pasado año, en que el primer semestre del año hidrológico (octubre-marzo) fue el más seco desde 1947, si bien las precipitaciones de la primavera han permitido que vaya a acabar "ligeramente seco".

Aunque aún se trata de un balance provisional, ya que el año hidrológico termina a finales de este mes, las precipitaciones medias acumuladas en el conjunto del país (543 litros por metro cuadrado) son un 11 por ciento inferiores al valor medio normal (629 litros).

Rivera ha explicado que con las lluvias que ya están afectando a parte de España y que continuarán durante las dos próximas semanas, es probable que el año hidrológico acabe con unos valores entre un 7 y un 8 por ciento por debajo de los normales.

El portavoz de la Agencia ha reconocido que aunque las precipitaciones, en términos absolutos, se puedan encontrar dentro de los parámetros normales, "es verdad que está cambiando la forma de llover".

Esta irregularidad en las lluvias (más de tipo tormentoso) tiende a coincidir con lo que los modelos de cambio climático predicen para España, según Rivera.

En cuanto a la distribución geográfica de las precipitaciones acumuladas desde el 1 de octubre hasta mediados de septiembre, superan sus valores medios en áreas extensas de Castilla y León, Levante, Baleares e islas occidentales de Canarias.

Por el contrario, en algunas zonas de Galicia y este de Andalucía el déficit de lluvias se sitúa en torno al 40 por ciento del valor medio.

En cuanto al verano meteorológico (junio-julio-agosto), ha sido "ligeramente" más cálido de lo normal en el conjunto del país (0,5 grados centígrados por encima) debido al predominio de vientos de poniente, en tanto que las precipitaciones han sido similares al año anterior.

Rivera ha explicado que este verano no se han producido "olas de calor" propiamente dichas, pero se han distinguido dos periodos más cálidos, en la mitad de julio, cuando se alcanzaron valores en torno a los 40 grados en puntos de Andalucía y Castilla-La Mancha, y en los primeros días de agosto.

Concretamente, el 4 de agosto se alcanzó un valor máximo absoluto de 41,7 grados en Córdoba.

Este verano las lluvias sólo superaron los valores medios en el área de Levante, en el sureste de Castilla-La Mancha y en zonas aisladas del Valle del Ebro, y fue especialmente seco en Canarias y en el cuadrante suroeste, donde llovió por debajo del 50 por ciento de lo normal.