Público
Público

La esperanza de ser tan real como virtual

Un año después. El centrocampista del Madrid recibe a Público en su casa y cuenta cómo es su vida sin balón. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace poco más de un año estaba jugando a un buen nivel, me había hecho un hueco en el once del Madrid y, de repente, pasó lo del síncope'. Así resume Rubén de la Red (Madrid, 5 de junio de 1985) lo acontecido sobre el césped del Stadium Gal de Irún hace hoy justo un año.

Corría el minuto 13 cuando el canterano se desplomó sobre el campo. Las espeluznantes imágenes del jugador, inconsciente y con los ojos en blanco, conmovieron a todo el mundo. El fallecimiento de Puerta estaba muy reciente y aquel desplome en Irún fue tomado con muchas precauciones. 'Tengo la sensación de que se le dio más bombo del que debiera. Fíjate lo que acaba de ocurrir hace unas semanas con ese chico de la selección francesa (Gomis). Fue un hecho a nivel mundial y no se le ha dado el bombo que se me dio a mí', dice contrariado.

Pese a su juventud, el jugador revive todavía con resignación lo sucedido el 30 de octubre de 2008. 'Trato de no darle más vueltas a lo que pasó. Alguna vez he visto las imágenes, hace ya tiempo, pero quiero mirar hacia adelante y dejar el hecho en algo aislado. Algo que sucedió en el pasado', subraya con tristeza el futbolista.

Por momentos, De la Red parece resignado a su suerte. En el Madrid nadie acaba de esclarecer su futuro y las pruebas realizadas hasta la fecha tampoco han dictaminado que no sea apto para volver a jugar a pisar un campo. Sin embargo, el tiempo pasa y el futbolista sigue de reposo en su casa y no en Valdebebas como supuestamente debería. Desde la biopsia que se le realizó antes del verano, el jugador no ha pasado prueba alguna y aguarda nuevas instrucciones en su domicilio. Sin embargo, y por muy oscuro que parezca su caso, De la Red no se rinde.

'Todavía no tiro la toalla de volver a jugar al fútbol. Aunque mucha gente parece ver claro mi caso yo no lo veo así. Quiero tener más información y esperaré para completar mi diagnóstico', afirma el mostoleño. Y explica cuál es su plan a seguir. 'Haré más consultas para conseguir la máxima información posible y luego poder tomar una decisión. Tanto si es para bien como para mal, quiero informarme al máximo de mi caso'.

Hace unos días, De la Red estrenó un nuevo videojuego de fútbol y se llevó una agradable sorpresa. '¡Ves cómo si que estoy en la plantilla!', decía aliviado al verse entre los jugadores del Madrid. 'Me voy a meter en el medio para dar pases al gran Raúl', cuenta con devoción hacia el 7. Para De la Red, Raúl es mucho más que un amigo. Es el futbolista al que más admira desde su paso por la cantera del Madrid. Es su ídolo y, además, una de las personas que mejor se han portado con él. 'Raúl es un crack', dice el canterano del delantero cada vez que se refiere al capitán del Madrid.

No todos en el club blanco se han portado como debieran con De la Red. 'Claro que me siento decepcionado por algunas personas', asume el futbolista. Y explica las palabras de Miguel Torres en las que aseguró que De la Red ahora sabía quiénes eran sus amigos. 'No se refería a mis amigos de toda la vida, pero si es verdad que no he recibido todo el apoyo que esperaba de algunas personas. Sí el de mis amigos y el de mi familia', insiste sonriendo el futbolista mientras no le quita el ojo a la videoconsola. 'No puede ser que El Muro (Arbeloa) tenga tan poca media', se queja al analizar su plantilla. Aun así, le metió de lateral izquierdo en su equipo junto a casi todos los españoles del plantel blanco.

Así es Rubén, un chaval de andar por casa, humilde y devoto seguidor de la cantera. 'Hay que apostar siempre por los de casa, y por los más jóvenes', dice en innumerables ocasiones el centrocampista. Y se anima a recordar sus vivencias de futbolista. 'Qué putada no poder estar jugando. Aquí España se está perdiendo un mediocentro de mucha calidad', se lamenta irónico. Y entra a los piques. '¿Cómo que no era bueno? Incluso en la selección campeona de Europa tuve mis opciones de ser titular. Al final, Luis se decantó por Senna, pero estuve ahí, ahí', argumenta enfadado como si fuera un crío.

Su forma de expresarse es la de un niño al que le tienen castigado sin salir al recreo. Incluso recuerda anécdotas de aquellos que ejercieron como entrenadores y tutores con él. 'Hasta me había hecho un hueco con Schuster. Y eso que un día, al poco de llegar de la Eurocopa, se nos acercó a mí y a otros dos canteranos y nos dio una charla. Nos decía que, en cuanto llegábamos al primer equipo, nos daban las llaves del Audi, nos sacaban en la tele y se nos subía a la cabeza', recuerda con felicidad el futbolista. 'Era un fenómeno, era su forma de picar al jugador', explica. De la Red cree que tendría hueco en el actual Madrid, aunque prefiere no hablar mucho de ello. 'Claro que sí. Soy jugador del Madrid y, si no hubiera pasado todo lo que pasó, por supuesto que me veía jugando en este equipo. Pero vamos, que hablar ahora de esto es tontería. Aunque yo me vea no voy a estar', dice muy seguro el jugador.

Mientras, él sigue con su vida alejado de los terrenos de juego y repasa sus labores diarios: 'Los días se me hacen muy largos y muy rutinarios. Ahora, mientras espero a más pruebas, cuido de Oliver, lo llevo al cole, lo recojo, hago recados...'. Sin embargo, desde este lunes pasado tiene una nueva tarea en su día a día. Compagina sus labores del hogar con el curso de entrenador que comenzó esta semana en la Federación. Un paso que dio por iniciativa propia.

Ya se forma para entrenar

'No me convenció nadie para estudiar el curso de técnico, quería yo. Durante este año le di vueltas y pensé que sería bueno. Aunque aún no estoy retirado del fútbol, entendí que era importante ir alimentando la sabiduría (ríe). En los cursos hay gente importante que jugó al fútbol y entrenadores que me pueden enseñar Decidí aprovechar el tiempo', dice ilusionado ante esta nueva etapa. Y tiene sus motivos. 'Director deportivo me suena más a despachos y yo me veo más en el césped, con los jugadores', argumenta. El madrileño sólo contempla esta posibilidad en un futuro lejano. De momento, sigue con la mente puesta en volver a jugar. 'Pero vamos, que todavía no he perdido la esperanza de volver a verme de corto. Me siento tan futbolista como hace un año', subraya el canterano. Aun así, y si el futuro le tiene deparado el paso a los banquillos a De la Red, él cree estar preparado. 'Como entrenador pondría en práctica lo que aprendí de cada uno de mis entrenadores. Desde cadetes saqué algo de todos y espero poder transmitir en el futuro los conceptos que he ido asimilando', indica Rubén.

Y no se decanta por ninguno de los que fueron sus técnicos. 'Cada uno te aporta cosas diferentes. Luego eres tú quien va madurando cada año y entendiendo mejor los conceptos tácticos. No podría decir que un entrenador es mejor que otro porque cada uno tiene unas ideas futbolísticas'.

Sobre la derrota en Alcorcón y el futuro de Pellegrini, confía en el técnico y sus compañeros para salir adelante. 'Tras derrotas así, las críticas siempre son más duras. Pero el míster tiene mucha personalidad y seguro que reconduce la situación. El equipo saldrá adelante, conozco al vestuario, no tengo ninguna duda', asegura De la Red. Y pide mesura. '¡Se han perdido tres partidos! Está comenzando la temporada y no creo que haya que echar a Pellegrini ni hundir el Bernabéu. Esto es largo y las medidas hay que tomarlas al final de la temporada', sentencia.