Público
Público

La esposa del abogado chino desaparecido desmiente que hubiese hablado con él

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La esposa del abogado chino desaparecido hace más de un año y candidato al premio Nobel de la Paz en 2008, Gao Zhisheng, ha negado en un comunicado que su marido hubiese contactado con ella, como aseguró la embajada china en Washington.

Geng He, la esposa de Gao, señala en un comunicado publicado hoy a través de la ONG Human Rights in China (HRIC), que desde que ella y los dos hijos del matrimonio se exiliaron en Estados Unidos hace un año no ha tenido ningún contacto con el desaparecido.

La esposa negaba así la información facilitada el viernes por la embajada china en Washington a otra ONG, la Fundación Dui Hua, a la que aseguró que el letrado se encuentra "trabajando en Urumqi", capital de la región occidental de Xinjiang, y que se ha mantenido en contacto con Geng y con otros familiares.

"Durante todo este tiempo no he sabido nada de él, y no sé dónde se encuentra", señala la esposa. "A menos que el Gobierno chino haga realidad lo que está declarando al exterior y permita a mi marido ponerse en contacto conmigo directamente, no tengo manera de verificar su actual paradero y si está sano y libre".

Según el código penal chino, incluso los familiares de los convictos tienen derecho a visitarlos en prisión.

"Pido muy seriamente al Gobierno chino que, en nombre del espíritu humanitario, permita a mi marido hablar conmigo y, al mismo tiempo, que garantice su seguridad personal, le faciliten asistencia médica y le permitan regresar a nuestra casa en Pekín", concluye el comunicado de Geng.

Mo Shaoping, ex abogado de Gao hasta que éste fue condenado en diciembre de 2006 por subversión a tres años de prisión suspendida (una especie de libertad condicionada a reincidencia), señaló al diario "South China Morning Post" que la vaguedad de los informes del Gobierno sobre el paradero de Gao es deliberada.

Según el jurista Mo, es probable que el indulto de Gao haya sido revocado y que esté cumpliendo el resto de su condena en prisión, después de que las autoridades de seguridad consideraran, por un motivo no explicitado, que Gao incumplió los términos de su libertad condicional.

Gao, de 43 años, desapareció el 4 de febrero de 2009 cuando un grupo de agentes de seguridad se lo llevaron de su casa en Shaanxi, su provincia natal, sin presentar una orden de arresto ni mencionar una acusación.

Transcurrido un año, y contraviniendo la Ley de Procedimiento Penal china, las autoridades todavía no han notificado a la familia de Gao su paradero, o dado razones sobre su detención.

En enero, el hermano del desaparecido, Gao Zhiyi, se puso en contacto con los agentes que habían detenido al letrado y éstos le dijeron que Gao había "desaparecido durante un paseo en septiembre".

Desde entonces, el Gobierno chino ha ofrecido datos ambiguos y contradictorios sobre el paradero de Gao, por boca del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Ma Zhaoxu, quien ha señalado en las últimas semanas que el letrado "está donde debe estar", o que no puede saber "el paradero de los 1.300 millones de chinos".

Según Beth Schwanke, quien representa a Gao a través del grupo internacional Freedom Now, una ONG que aboga por la liberación de prisioneros de conciencia en el mundo mediante procesos legales, si el abogado está en Urumqi, las autoridades deberían facilitar una verificación de su estado actual, en virtud de la ley china.

Además, el procedimiento legal chino exige que las autoridades emitan una acusación contra Gao, de lo contrario, deberían liberarlo.

Abogado autodidacta, Gao se hizo famoso en la década de 1990 representando a campesinos pobres en casos de expropiación de tierras y corrupción, por lo que llegó a ser nombrado en 2001 uno de los mejores juristas del país asiático por el Gobierno.

Sin embargo, en 2004 cayó en desgracia por defender a grupos religiosos, como Falun Gong o cristianos clandestinos, y tanto él como su familia fueron puestos bajo vigilancia, a pesar de que la constitución china defiende la libertad religiosa en su artículo 36.