Público
Público

La esposa de 'Jesulín' contrata a Baena Bocanegra para su juicio por estafa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La esposa del torero retirado Jesús Janeiro "Jesulín de Ubrique", María José Campanario, ha contratado al penalista sevillano Francisco Baena Bocanegra para defenderla en el juicio en el que el fiscal pedirá para ella cuatro años de cárcel por presunta estafa en la pensión de su madre.

Baena Bocanegra, que hoy ha presentado su escrito de personación en el juzgado de Cádiz que lleva el caso, defenderá tanto a Campanario como a su madre, también imputada, han dicho a Efe fuentes del caso.

En el juicio que celebrará un juzgado de Cádiz en los próximos meses, María José Campanario se enfrentará a una petición del fiscal de cuatro años de prisión por estafa y seis meses por colaboración en otro delito de falsedad.

Además, el fiscal imputa al ex jefe de la policía local de Ubrique (Cádiz), localidad natal del torero, y a un inspector médico por la presunta obtención fraudulenta de pensiones de incapacidad o invalidez.

La acusación imputa al ex jefe de la Policía Local haber ideado un plan para beneficiarse económicamente consiguiendo pensiones de incapacidad o invalidez del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para personas sanas.

Una de las beneficiadas fue R.T., madre de Campanario, que tramitó los documentos para lograr una pensión por incapacidad laboral, pese a que no reunía los requisitos, y pagó 18.000 euros por ello.

La Fiscalía gaditana asegura R.T. fue dada de alta en dos empresas de Jerez de la Frontera (Cádiz) con objeto de "dar apariencia de legalidad" a su solicitud, pese a que nunca desempeñó trabajo remunerado alguno.

El segundo acusado realizó, por su parte, dos informes médicos falsos que permitieron que R.T. recibiese una supuesta baja laboral.

En el escrito de calificación remitido al juzgado de instrucción 1 de Cádiz existen 24 personas imputadas, nueve menos de las que estaba inicialmente acusadas, al considerar la Fiscalía que su participación en los hechos no reviste relevancia penal.