Público
Público

Esquema británico de fármacos esclerosis, un "costoso fracaso"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Kate Kelland

Un esquema que permite a pacientes conesclerosis múltiple obtener medicamentos financiados por elSistema Nacional de Salud del Estado británico fue un "costosofracaso", dijeron el viernes economistas y expertos en salud.

En una serie de comentarios publicados en The Lancet,economistas sostuvieron que el esquema había malgastadoalrededor de 50 millones de libras esterlinas (74 millones dedólares) por año desde su lanzamiento en el 2002, y que deberíaser abandonado.

Los fármacos incluidos en el programa fueron Avonex, deBiogen Inc; Betaseron, de Bayer; Rebif, de Merck KGaA; yCopaxone, de la israelí Teva Pharmaceuticals.

"El esquema fue un éxito para las compañías farmacéuticas,que vendieron casi al 100 por ciento del precio al SistemaNacional de Salud británico (NHS por su sigla en inglés)", dijoJames Raftery, profesor de evaluación de tecnología de salud dela Southampton University.

"Para el NHS, sin embargo, sólo puede ser juzgado como uncostoso fracaso", agregó.

Raftery dijo que una evaluación realizada por un grupo deasesores científicos en el 2009, que incluyó a las firmasfarmacéuticas, halló que los pacientes tuvieron peoresresultados que lo esperado, lo que sugirió que los fármacos noeran rentables.

Sin embargo, el panel decidió mantener el proyecto.

El esquema fue creado por el Gobierno en el 2002 parahabilitar el acceso a los fármacos para la esclerosis múltiple,luego de que el organismo supervisor de costos de salud, elInstituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica (NICE por susigla en inglés) determinó que no eran rentables.

Bajo los términos del programa, el Gobierno acordó pagarlos medicamentos mientras se realizaba una investigación paraevaluar su rentabilidad a largo plazo. También se estipuló queel NHS dejaría de financiar los tratamientos si los pacientesno obtenían beneficios.

En el 2009, el primer análisis de los datos publicado en elBritish Medical Journal mostró que los resultados eran peores alo esperado, pero el grupo asesor anunció que era demasiadopronto para reducir los precios sin un mayor conocimiento deltema.

Christopher McCabe, profesor de economía de la salud de laUniversity of Leeds, dijo en un análisis separado que ladecisión de postergar una revisión de precios no estabajustificada.

"Es difícil entender cómo pueden justificar una divergenciatan costosa de las reglas del esquema", escribió.

Ambos expertos, cuyos comentarios también fueron apoyadospor varios colegas, cuestionaron la independencia del grupoasesor, que incluyó a pacientes, médicos y laboratorios.

McCabe agregó que si se hubiera hecho una evaluaciónadecuada a los dos años del lanzamiento del esquema, el NHS yahubiera ahorrado cerca de 250 millones de libras esterlinas(369 millones de dólares).