Público
Público

Algunos estados de EEUU se resisten a estudios con células madre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Días después de que el presidente Barack Obama levantara los límites a la financiación federal de la investigación con células madre embrionarias, la Cámara de Oklahoma aprobó una ley impulsada por el representante republicano Mike Reynolds que prohíbe gran parte de ese trabajo en el estado. El político cree que esta vez el Gobierno federal ha llegado demasiado lejos.

"Estoy absolutamente convencido de que si el Gobierno federal enreda las cosas, los estados tienen el derecho de enderezarlas", dijo Reynolds en una entrevista telefónica.

"Creo que el Gobierno federal infringió los derechos de varios estados. El derecho a proteger la vida es uno", dijo.

Otros estados están adoptando acciones similares para limitar la investigación con células madre. Sus posturas son inversas a las de Maryland, Nueva Jersey, California, Nueva York y otros estados que aprobaron sus propias leyes fomentando y hasta financiando la investigación a pesar de las restricciones impuestas por el Gobierno del ex presidente George W. Bush.

Reynolds dijo que su proyecto de ley necesitará cambios de redacción antes de pasar por el Senado estatal de Oklahoma. "Mi motivación es proteger a los niños que no han nacido", dijo.

La orden ejecutiva del presidente Obama eliminó los límites establecidos por su predecesor republicano para la investigación con células madres de embriones humanos.

Estos implicaban que los investigadores sólo podían usar fondos federales para trabajar con unos pocos lotes o líneas de las células con las que trabajaban anteriormente.

Obama dejó en manos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) el control de lo que los científicos pueden hacer con el dinero federal. Los opositores a la investigación con células madre embrionarias temen que los NIH amplíen el abanico de posibilidades.

Aunque la mayoría de las líneas de células madre embrionarias se obtienen de desechos de embriones de clínicas de fertilidad, a algunos les preocupa que los NIH permitan, o hasta fomenten, el uso de tecnología de clonación para fabricar embriones como fuentes de células.

Las posiciones en esta batalla no siempre coinciden con las líneas que dividen al debate por el derecho al aborto. Algunos firmes opositores al aborto apoyan la investigación con células madre de embriones humanos, diciendo que podría ser útil para desarrollar tratamientos de enfermedades como diabetes y sida.